Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama defiende el uso militar de drones y dice sentirse especialmente orgulloso del 'Obamacare'

El expresidente de Estados Unidos Barack Obama ha defendido este jueves en Berlín los ataques con drones realizados durante su mandato en el marco de la lucha antiterrorista, aunque ha admitido que se cometieron algunos errores.
"A veces mis decisiones condujeron a la muerte de civiles porque hubo errores pero no había otra forma de llegar a los terroristas. Los drones en sí no son el problema, el problema es la guerra", ha defendido durante un debate sobre democracia celebrado ante la emblemática Puerta de Brandeburgo en el que también ha participado la canciller alemana, Angela Merkel.
"¿Cómo protege uno a su país de cosas como las que han pasado en Mánchester, en Berlín, en París o en Niza? (...) Si valoramos la vida tan poco como lo hacen nuestros adversarios, entonces perdemos", ha añadido.
Obama ha insistido en que la lucha contra el terrorismo no es una lucha contra un país en concreto, sino contra grupos aislados, "contra personas que permanecen en la sombra".
En el transcurso del debate organizado por la Iglesia evangélica de Alemania, Merkel ha señalado, sin embargo, que la guerra debe ser siempre el último instrumento. "Antes de llevar a cabo intervenciones armadas, en base a nuestros valores, se debe comprobar si se han agotado todas las demás opciones", ha recalcado la mandataria.
El ataque con drones constituía un pilar central de la estrategia antiterrorista llevada a cabo durante la Presidencia de Barack Obama, quien reforzó el uso de estos aviones no tripulados desde su llegada al poder en 2009 y los empleó, entre otros países, en Pakistán, Yemen, Libia y Somalia.
REFORMA SANITARIA
Por otra parte, Obama ha hecho un llamamiento a defender la reforma sanitaria impulsada durante su mandato. "La atención sanitaria de muchas personas en Estados Unidos está ahora, a tenor del desarrollo político, amenazada en su conjunto", ha lamentado.
"De lo que me siento feliz y muy orgulloso es de la reforma sanitaria en Estados Unidos. Mi objetivo era lograr que el cien por cien de los ciudadanos tuviesen seguro sanitario, no lo pudimos conseguir pero hemos logrado mejorar la vida de 20 millones de personas", ha destacado.
"Como presidente de Estados Unidos uno debe reconocer que no puede lograr todo lo que quiere. (...) Pero en Estados Unidos se logró crear un nuevo parámetro", ha añadido.
A principios de mayo, el expresidente norteamericano instó indirectamente en un discurso a su sucesor en la Casa Blanca, Donald Trump, a no eliminar la reforma, popularmente conocida como 'Obamacare", al tiempo que ensalzó la valentía de todos aquellos congresistas que apoyaron su reforma sanitaria.
Según la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) de Estados Unidos, la reforma emprendida por Donald Trump para desmontar el 'Obamacare' dejaría sin cobertura a unos 23 millones de estadounidenses en la próxima década.