Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos abre una "investigación completa" para es clarecer el bombardeo

Obama se pronuncia sobre la alianza entre Rusia y SiriaFotoe: EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha ofrecido sus "más profundas condolencias" por la muerte de los miembros de Médicos Sin Fronteras (MSF) y los civiles que fueron alcanzados en un bombardeo contra un hospital en Kunduz. 

En un comunicado publicado por la Casa Blanca, el presidente estadounidense ha confirmado que el departamento de Defensa ha abierto una "investigación completa" para esclarecer los acontecimientos y ha asegurado que esperarán "los resultados antes de hacer un juicio definitivo de las circunstancias de esta tragedia".
Asimismo, el presidente ha pedido a Defensa que le mantenga informado de la investigación y ha asegurado que continuará trabajando "estrechamente" con el presidente afgano, Ashraf Ghani, con el Gobierno del país y con los socios internacionales "para apoyar a las fuerzas de Seguridad y Defensa afganas mientras trabajan para mantener la seguridad en su país".
Las Fuerzas Armadas estadounidenses han reconocido que se ha realizado un ataque aéreo "en las inmediaciones" del hospital que gestiona MSF en Kunduz y en el que han muerto 19 personas, la mayoría personal de MSF.
El hospital fue objeto de un ataque aéreo en torno a las 2.10 horas de esta madrugada a pesar de que desde MSF aseguran que habían enviado hace días las coordenadas GPS del hospital tanto a la OTAN como a las autoridades afganas.
Desde MSF denuncian que el bombardeo continuó "durante 30 minutos después de que se informara a responsables militares de Kabul y Washington" y han pedido una respuesta "urgente" para comprender lo ocurrido.
El hospital de MSF en Kunduz es el único centro sanitario con capacidad para traumatismos graves que funciona en el noreste de Afganistán. Ha tratado a caso 400 personas en los últimos días, marcados por la ofensiva talibán que permitió a los insurgentes hacerse con el control de la ciudad de Kunduz.