Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama asegura que no cometerá el error de actuar en solitario contra Estado Islámico

Obama no permitirá "ningún refugio seguro" al Estado IslámicoREUTERS

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha dedicado su discurso semanal a justificar ante el pueblo estadounidense la estrategia contra Estado Islámico, y a asegurar que no se cometerán "los mismos errores del pasado", en referencia a la estrategia individual empleada en conflictos anteriores, a la hora de enfrentarse con una amenaza terrorista "más difusa" que la representada en su día por Al Qaeda.

"Como dije esta semana", ha explicado Obama, "nuestros servicios de inteligencia no han detectado todavía planes específicos de Estado Islámico contra Estados Unidos, pero sus líderes nos han amenazado en repetidas ocasiones y si no les seguimos la pista, podrían suponer una amenaza, así que permanecemos vigilantes".
Obama pidió cabeza fría para enfrentarse a Estado Islámico. "Hay que ser inteligentes y usar nuestro poder con sabiduría", hizo saber el presidente a la hora de explicar su plan para formar una coalición internacional de apoyo. "No se puede derrotar a un grupo como Estado Islámico con un gran despliegue de fuerzas de combate al corazón de Oriente Próximo. No nos conviene", ha añadido.
En su lugar, Obama ha optado por una "campaña antiterrorista sin descanso y selectiva que combinará el poder aéreo de Estados Unidos, contribuciones de aliados y socios, con especial hincapié en el respaldo a las fuerzas que combaten en tierra".
Estados Unidos ayudará a entrenar a las fuerzas iraquíes y kurdas en Irak, "y estamos trabajando con el Congreso para entrenar y equipar a la oposición siria" a la par que "se refuerzan las defensas nacionales" y se mantiene el envío de ayuda a la población iraquí, que sigue corriendo "un peligro extremo".
El presidente hizo saber que el general retirado John Allen, excomandante de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF), será el reponsable de coordinar los esfuerzos de una coalición que, según Obama, cuenta con el apoyo de la Liga Árabe y de Arabia Saudí, junto a los socios europeos de la OTAN, si bien estos no participarán en la campaña aérea.