Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama a Al Assad, Rusia e Irán: "la sangre está en vuestras manos"

Barack Obamacuatro.com
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha acusado abiertamente al régimen de Bashar al Assad y a sus principales aliados, Rusia e Irán, de cometer "horribles violaciones del Derecho Humanitario" para reconquistar Alepo.
"Actualmente en el mundo hay numerosos conflictos armados en los que muere gente inocente, pero en ningún sitio esto es más verdad que en Alepo", ha dicho en la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes en la Casa Blanca, la última antes de que acabe el año.
Obama ha reprochado la guerra total que el Gobierno sirio ha lanzado sobre Alepo para arrebatar la zona oriental a la oposición, devastando barrios enteros y sometiendo a "inanición" a la población civil, sin que la comunidad humanitaria pueda llevar ayuda.
"La responsabilidad por esta brutalidad recae solo en una parte: en el régimen de Al Assad y sus aliados, Rusia e Irán. La sangre está en sus manos", ha afirmado. "Están intentando esconder la verdad, pero el mundo no se dejará engañar y no olvidará", ha subrayado.
Es la primera vez que Obama se refiere con tanta crudeza a la intervención de Rusia e Irán en la guerra siria. Hasta ahora, Estados Unidos había moderado el tono de sus declaraciones para favorecer la acción diplomática con ambos países, especialmente con Rusia.
Obama ha enfatizado su crítica a Rusia, que "desgraciadamente --pero no sorpresivamente-- ha vuelto a bloquear el Consejo de Seguridad" al vetar junto a China una resolución para lograr un alto el fuego y evacuar a la población civil de Alepo.
Obama, que ha confesado que la guerra siria ha sido "uno de los temas más difíciles" de su Presidencia, ha prometido seguir trabajando para lograr una tregua y resucitar unas negociaciones políticas que lleven al fin de las hostilidades.