Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama y Merkel condenan los "bárbaros" bombardeos de Rusia y Siria en Alepo

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la canciller de Alemania, Angela Merkel, han condenado este jueves los "bárbaros" bombardeos de las fuerzas de Siria y Rusia en la localidad de Alepo (norte).
Según ha informado la Casa Blanca, ambos mandatarios han mantenido una conversación telefónica en la que han recalcado "la responsabilidad especial" de Rusia a la hora de acabar con los combates en el país árabe.
Horas antes, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y su homólogo ruso, Sergei Lavrov, mantuvieron una conversación en la que hablaron de la "fragilidad" del acuerdo de alto el fuego pactado a principios de mes para Siria.
Moscú y Damasco pusieron en marcha a principios de este mes de forma conjunta una operación para recuperar el área este de Alepo, que se encuentra en manos de los rebeldes, si bien abandonaron el alto el fuego tan sólo una semana después de que este entrara en vigor.
Por otra parte, Obama y Merkel han hablado sobre la situación en Ucrania, situación en la que el presidente estadounidense ha expresado su "firme apoyo" a los esfuerzos del Grupo de Normandía, encabezado por Alemania y Francia, para intentar lograr la aplicación de los Acuerdos de Minsk.
Ambos líderes han pedido además a las partes en conflicto "que continúen respetando el alto el fuego, procedan a la retirada de tropas de la línea de contacto lo antes posible, y den acceso sin restricciones a la zona en conflicto a los observadores internacionales".
Este mismo jueves, Merkel ha instado al Gobierno ruso a estabilizar el frágil alto el fuego en Ucrania en aras de acelerar la implementación de los Acuerdos de Minsk, según ha informado un portavoz del Gobierno alemán.
Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha manifestado que mantiene la esperanza de que las fuerzas ucranianas se abstengan a la hora de llevar a cabo cualquier tipo de provocación en la zona del conflicto, según el Kremlin.
En abril de 2014, Ucrania lanzó una operación militar en las provincias de Donetsk y Lugansk, donde las hostilidades han dejado más de 9.600 muertos y más de 22.400 heridos, según datos de Naciones Unidas.