Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama anuncia recortes en el Ejército y una nueva estrategia con más presencia en Asia

El presidente de EEUU asegura que el país mantendrá su superioridad militar a pesar de la reducción del gasto

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha señalado que el rediseño de la estrategia militar pasa por incrementar la presencia en la región de Asia-Pacífico y reducirla en Europa sin perder de vista regiones clave como Oriente Próximo puesto que "tras una década de guerra", es momento de "recuperar el equilibrio".
El mes pasado, las tropas norteamericanas completaron su repliegue en Irak, país al que llegaron en 2003 para derrocar a Sadam Hussein. Obama también se ha referido a Afganistán, donde "las tropas continúan combatiendo" pero donde "la marea de la guerra" está retrocediendo.
Por otro lado, el presidente de Estados Unidos ha presentado la estrategia en materia de Defensa que seguirá su Gobierno y, consciente de los recortes presupuestarios que sufrirán las Fuerzas Armadas y que se traducirán en un Ejército "más reducido", ha querido subrayar que el país mantendrá su "superioridad militar" a escala internacional.
"Nuestro Ejército será más reducido, pero el mundo debe saber que Estados Unidos va a mantener su superioridad militar con unas Fuerzas Armadas ágiles, flexibles y listas para un amplio abanico de contingencias y amenazas", ha explicado durante una comparecencia ante el Pentágono a la que también han asistido el secretario de Defensa, Leon Panetta, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Martin Dempseyl.
Tanto el Pentágono como la Casa Blanca se han cuidado de no revelar cuestiones específicas relativas a una posible reducción de efectivos dentro de las Fuerzas Armadas o a recortes en programas específicos.
Obama, con un discurso de calado político y sin dar detalles de posibles planes, ha dicho creer "firmemente" en algo que espera que "el pueblo estadounidense entienda": "Podemos mantener nuestra fortaleza militar, y la seguridad de la nación, con un presupuesto de Defensa que seguirá siendo mayor que los de los siguientes diez países juntos".
La Casa Blanca ya ha anunciado recortes de más de 450.000 millones de dólares en diez años a los que se sumarían hasta 600.000 millones más por la falta de acuerdo en el Congreso para acordar un plan de reducción del déficit. La propuesta presupuestaria de Obama para el ejercicio de 2013 se hará pública a principios de febrero.
"Algunos dirán sin dudar que las reducciones del gasto son demasiado grandes, otros dirán que son demasiado pequeñas", ha indicado Obama, quien ha recordado el "extraordinario" incremento del gasto militar tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.
Líneas rojas
Panetta ha aclarado que la nueva estrategia respetará las inversiones clave en fuerzas de operaciones especiales, nuevas tecnologías de Inteligencia, seguridad en el ciberespacio y vehículos no tripulados. El Departamento de Defensa se ha comprometido a hacer "cualquier esfuerzo para mantener una base industrial adecuada y la inversión en ciencia y tecnología".
El secretario ha abogado por ser "prudente" para compatibilizar las "reducciones" que hacen falta con la innovación que derivará en beneficios "a largo plazo".