Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama: "El destino de Cuba no lo va a decidir EEUU, lo van a decidir los cubanos"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha aclarado que "el destino de Cuba no lo va a decidir Estados Unidos", recalcando que los cambios en la isla caribeña deben proceder del pueblo y que las negociaciones en curso con el Gobierno de Raúl Castro se centran en mejorar sus condiciones de vida.

Barack Obama ha comenzado su intervención saludando en perfecto castellano con un "buenas tardes". El presidente estadounidense ha agradecido "la bienvenida que me han dado a mí y a mi familia" y ha afirmado que su "compromiso con Cuba tiene un interés fundamental: mejorar el bienestar de nuestros pueblos”.
"El destino de Cuba no lo va a decidir Estados Unidos o cualquier otro país. El destino de Cuba lo van a decidir los cubanos, nadie más", ha afirmado durante la rueda de prensa que ha ofrecido este lunes desde La Habana junto a Castro, donde ha reconocido "el progreso que ha hecho Cuba como nación”.
Obama ha hecho hincapié en que todavía persisten las "diferencias" entre Estados Unidos y La Habana sobre un amplio rango de temas y que la mejor manera de afrontarlas es con un diálogo "franco" y directo". Ha enumerado alguna de las áreas en las que están trabajando conjuntamente ambos países y ha asegurado que es muy importante “que sigamos trabajando en muchas áreas para seguir normalizando las relaciones”. Entre ellos, ha destadado los viajes entre “EEUU y Cuba”, pues considera que "se han reducido obstáculos para los cruceros y otros tipos de transporte hacia Cuba”.
El ámbito económico también es fundamental, pues Obama considera que se puede trabajar para regular el comercio entre “dólares y la moneda cubana para crear muchas oportunidades para que las empresas cubanas y las de EEUU colaboren juntas”. Obama quiere acercar a Cuba al comercio internacional mundial y ha hecho hincapié en la mejora en la comunicación por internet de los cubanos o en los esfuerzos que están haciendo para mejorar los intercambios educativos entre estudiantes de ambos países.
"Vamos a dar inicio aquí, en La Habana, este mismo año a un diálogo sobre Derechos Humanos que va a contar con la asistencia de Naciones Unidas", ha anunciado el inquilino de la Casa Blanca. Obama ha afirmado que el “diálogo sobre los derechos humanos no es un diálogo en el que EEUU quiera decirle a Cuba cómo tiene que comportarse, se trata de una conversación sincera”. Así mismo ha alabado a su homólogo cubano al decir que le "gustaría seguir viendo como el presidente Castro sigue incidiendo en aquellas áreas en las que considero que está trabajando suficiente”.
Mientras, Estados Unidos, "al igual que hace en el resto del mundo", va a seguir pronunciándose a favor de la democracia y los Derechos Humanos. "Mañana espero reunirme con los líderes de la sociedad civil", ha recordado en alusión a la oposición cubana.
"Diálogo constructivo"
Obama ha defendido "un diálogo constructivo". "Porque cuando compartimos nuestras creencias e ideas en una actitud de respeto mutuo podemos aprender ambos y hacer que la vida de nuestro pueblos sea mejor", ha esgrimido.
Ha insistido una vez más en que el Congreso debe cooperar con la Casa Blanca para acabar con el bloqueo comercial, económico y financiero a Cuba. Obama ha considerado que la presencia de congresistas republicanos y demócratas en la delegación que le acompaña, así como de empresarios estadounidenses, es muestra del "amplio interés" en que ocurra.
"Seguiremos avanzando en muchos frentes", ha sostenido. "He venido a transmitir la amistad del pueblo estadounidense", ha dicho. "Durante más de medio siglo la visita de un presidente estadounidense a La Habana habría sido inimaginable, pero esto es una nueva era", ha proclamado.
"Solo nos separan 90 millas"
Obama se ha mostrado consciente de que "después de más de cinco décadas, las relaciones no pueden transformarse de la noche a la mañana", pero ha confiado en que ambas partes sean capaces de "aprender a hacer memoria de socios".
"El camino que tenemos por delante no va a ser fácil, pero afortunadamente no tendremos que nadar entre tiburones para conseguirlo. Estamos centrados la esperanza de que, si seguimos por este camino, tendremos un futuro mejor. Solo nos separan 90 millas", ha destacado.