Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU, preocupada ante el incremento de ataques con connotaciones étnicas y religiosas en RCA

La coordinadora de la ONU en República Centroafricana (RCA), Najat Rochdi, ha expresado su "gran preocupación" por el resurgimiento que se está produciendo en las últimas semanas en el país de actos de violencia y violaciones de los Derechos Humanos "con connotaciones religiosas y étnicas", advirtiendo del riesgo de que esto suma de nuevo al país en el "abismo" del conflicto que estalló en diciembre de 2013.
En un comunicado, ha informado de que seis mujeres y varios niños fueron brutalmente asesinados por hombres armados en base a su afiliación religiosa en la última semana y ha denunciado "estos odiosos actos de cobardía contra mujeres y niños indefensos".
"Condeno firmemente la persecución de civiles, en Alindao, Bangassou, Mobaya y Bria en particular pese a todos los llamamientos a la paz y la tolerancia a los autores de estos ataques", ha declarado en un comunicado.
"Cualquier ataque por motivos religiosos o étnicos es un ataque contra la Humanidad y los valores universales que nos unen a todos y no deberían tener cabida en RCA, donde buscamos curar las heridas del pasado", ha añadido la responsable de la ONU.
Rochdi ha llamado a "erradicar tales actitudes para dar a la gente una oportunidad de recuperar la paz y reconstruir sus vidas y las de las futuras generaciones". Asimismo, ha hecho un llamamiento a todas las partes a que "inmediatamente cesen estos abusos y se comprometan de nuevo en el diálogo para la paz".
La coordinadora humanitaria ha instado a evitar que el país vuelva a verse inmerso en la situación que vivió en 2013, con el enfrentamiento entre los rebeldes Séléka, principalmente musulmanes, y las milicias 'anti-balaka', predominantemente cristianas, "porque sabemos las consecuencias y nos preocupan algunos signos de alerta inquietantes".
En este sentido, ha subrayado que actualmente hay más de 500.000 desplazados internos en el país, "una cifra que no se había alcanzado desde agosto de 2014". Además, ha puesto el acento en los crecientes ataques contra las organizaciones humanitarias.
"Los trabajadores humanitarios deben tener acceso sin restricciones a los que lo necesitan y permitir a los más vulnerables beneficiarse de la ayuda", ha sostenido Rochdi, previniendo de que las violaciones del Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos pueden considerarse crímenes contra la Humanidad. "Solo el diálogo y la tolerancia permitirán a los centroafricanos encontrar la paz", ha remachado.