Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU, preocupada por la "campañas de odio" en Filipinas contra la relatora sobre Asesinatos Extrajuduciales

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha manifestado su preocupación por los "vergonzosos incidentes" registrados en algunos países con respecto a los relatores especiales del organismo y, en particular, ha hecho referencia al caso de la relatora sobre Asesinatos Extrajudiciales, Agnes Callamard, a quien se le ha dificultado entrar en varias ocasiones en Filipinas.
En su discurso de apertura durante la 35ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Al Hussein se ha referido a las "difamaciones" y "campañas de odio" llevadas a cabo contra Callamard. "Esto es absolutamente inaceptable", ha señalado, recordando que los relatores especiales son designados por el propio consejo.
"Por eso, os pido que consideréis qué tipo de acciones queréis llevar a cabo para evitar este tipo de campañas", ha señalado, en referencia no sólo a Filipinas, sino a Birmania e Irán.
"Debo poner énfasis en mi grave preocupación acerca de la intimidación y represalias tomadas por altos cargos del Estado contra gente que está comprometida con la ONU en materia de Derechos Humanos", ha apuntado.
Asimismo, ha indicado que la ONU "cuenta" con sus "consejos, su ayuda e incluso su presión" sobre los Gobiernos a los que investigan y ha advertido de que "intimidar, detener o dañar" a estas personas es un "ataque al elemento fundamental del trabajo del Consejo de Derechos Humanos y a la propia ONU".
"Es nuestra responsabilidad hacer todo lo que podemos para protegerlos", ha asegurado, recordando que en la siguiente sesión del consejo presentará el informe anual sobre represalias.
Al Hussein ha afirmado, además, que Filipinas sólo ha aceptado tres visitas de relatores especiales de la ONU, mientras que otras 23 solicitudes todavía están pendientes de resolver.
Callamard se ha visto envuelta en varias ocasiones en enfrentamientos verbales con el Gobierno de Rodrigo Duterte, que el pasado mes de mayo reconoció que le había solicitado que "reconsiderara" su último viaje al país cuando éste no estaba ni siquiera relacionado con la ONU, sino que respondía a una conferencia académica sobre asuntos de drogas.
El pasado mes de diciembre, el Gobierno de Filipinas decidió cancelar un viaje de la relatora, relacionado con la preocupante cifra de muertos en el marco de su conocida como 'guerra contra las drogas'.
El entonces ministro de Asuntos Exteriores de Filipinas, Perfecto Yasay, explicó que la decisión de cancelar la visita de Callamard respondía a su negativa a aceptar las condiciones impuestas por el Ejecutivo de Duterte para la celebración del mismo.
Callamard había agradecido a Filipinas su invitación para examinar la situación de los asesinatos y ejecuciones sumarias, arbitrarias y extrajudiciales, razón por la cual tenía previsto visitar el país durante el primer trimestre de 2017.