Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU urge a superar el "impasse político" en Libia para frenar las "graves violaciones de los DDHH"

El enviado especial de Naciones Unidas para Libia, Martin Kobler ha subrayado este martes la necesidad de superar el "impasse político" en el país, de modo que el Gobierno de unidad nacional pueda ejercer plenamente su autoridad para acabar con las "graves violaciones de los Derechos Humanos".
"Desafortunadamente, nos enfrentamos a un impasse político porque la Cámara de Representantes aún no ha apoyado el acuerdo político libio y el mes pasado votó en contra del Gobierno nacional", ha dicho Kobler ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.
La Cámara de Representantes --antiguo Parlamento de Tobruk-- se niega a respaldar a las nuevas autoridades por discrepancias en torno a la designación de los ministros, lo que ha dificultado aún más la acción del Gobierno de unidad nacional.
Este Ejecutivo surgió del acuerdo suscrito el 17 de diciembre de 2015 para acabar con la bicefalia política en Libia, que contaba con dos gobiernos y dos parlamentos: los oficiales de Tobruk y los rebeldes de Trípoli. Sin embargo, varias facciones en ambos bandos se resisten a ceder el poder.
Entretanto, "Libia atestigua un peligroso desarrollo de los acontecimientos militares". En Benghazi, en el este, el general Halifa Jaftar, que no reconoce al nuevo Gobierno, se ha hecho con el control de los yacimientos petroleros, mientras en Sirte, en el norte, las fuerzas libias tratan de expulsar al Estado Islámico. Además, "las crecientes tensiones en la capital no deben subestimarse", ha indicado.
Kobler ha alertado del inmenso impacto del conflicto en la población civil. Solo entre el 1 de marzo y el 31 de agosto la ONU ha documentado 287 víctimas, incluidos 30 niños muertos, si bien "el número real es mucho mayor". En concreto, ha expresado su preocupación por la situación en Benghazi, donde hay un centenar de familias atrapadas en medio de los combates, y en Sirte, donde se habrían producido ejecuciones extrajudiciales de prisioneros del Estado Islámico.
"Grupos armados alrededor del país siguen llevando a cabo graves violaciones de los Derechos Humanos con total impunidad", ha denunciado. "La ONU recibe a diario información sobre ejecuciones extrajudiciales, torturas, secuestros y detenciones arbitrarias", ha detallado, instando a abordar esta problemática "con urgencia".
Kobler se ha referido también a las consecuencias que el caos libio tiene para los cientos de miles de inmigrantes y refugiados que llegan al país para desde allí cruzar el mar Mediterráneo rumbo a Europa. "No puedo enfatizar lo suficiente el horror de los inmigrantes y refugiados, especialmente de los subsaharianos", ha dicho, precisando que se enfrentan a "abusos sistemáticos", sobre todo las mujeres.
Por todo ello, ha reiterado su apoyo a la propuesta del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos de crear un grupo de trabajo dedicado a investigar los abusos cometidos en Libia que, según ha recordado, ya han llamado la atención del Tribunal Penal Internacional (TPI).