Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU cree que hay opciones reales de paz para Siria tras el acuerdo de alto el fuego parcial

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha asegurado este lunes que el éxito del alto el fuego pactado en el suroeste de Siria podría ser el comienzo para lograr una auténtica paz, pero ha alertado de que estas medidas de distensión solo pueden ser provisionales y debe evitarse el riesgo de división del país.
"El acuerdo está aguantando ampliamente y bastante bien. En todos los acuerdos hay un periodo de ajuste. Estamos vigilando muy cuidadosamente, pero podemos decir que creemos que tiene opciones de funcionar", ha afirmado De Mistura desde Ginebra, según recoge la agencia de noticias rusa Sputnik.
De Mistura ha revelado además que se están manteniendo contactos en Amán para certificar el cumplimiento del acuerdo de alto el fuego que entró en vigor este domingo gracias a la mediación de Estados Unidos, Rusia y Jordania.
"El proceso de distensión debe examinarse como temporal y se entiende que de ningún modo socava la integridad territorial de Siria", ha matizado De Mistura en rueda de prensa. Estas zonas de distensión "en ningún caso deben convertirse en la preparación de las zonas de influencia o la división del país", ha insistido.
El representante de la ONU ha destacado que este alto el fuego es un paso muy importante para la solución del conflicto. "Consideramos que este acuerdo tiene muchas posibilidades de ser implementado (...). Es el resultado de una preparación larga y de negociaciones detalladas", ha apuntado.
A mediodía del 9 de julio entró en vigor el alto el fuego en las provincias de Quneitra, Suwaida y Derá, en el suroeste de Siria. El Ejército de Siria había cesado las hostilidades en estas provincias varios días antes, pero advirtió de que respondería en el caso de violaciones.
En una primera etapa, el mantenimiento de la seguridad en torno a esa zona de distensión correrá a cargo de la policía militar rusa, que se coordinará con los estadounidenses y los jordanos.
Otras tres zonas de distensión deben abarcar la provincia de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la provincia de Homs y Guta Oriental, según la propuesta rusa presentada en mayo y apoyada en Astaná por Turquía e Irán.