Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU condena la política migratoria de Australia tras el acuerdo sobre los centros de Manus y Nauru

La ONU ha declarado que las políticas migratorias de Australia suponen una "mancha" en su reputación como país y que "están muy por detrás de los estándares internacionales" después de que la semana pasada se diera a conocer un acuerdo para el realojamiento de cientos de inmigrantes detenidos en Manus y Nauru, consideradas a todos los efectos como "islas prisión".
El Gobierno australiano anunció el pasado domingo el acuerdo con Estados Unidos, tan histórico como puntual, que resolverá la situación de 1.200 hombres, mujeres y niños detenidos en los centros de refugiados de las islas de Manus y Nauru, y que tendrán tres opciones: de buscar alojamiento en EEUU, regresar a sus hogares, o quedarse en Nauru.
"La aproximación punitiva que ha adoptado Australia hacia los inmigrantes solo ha servido para erosionar sus derechos humanos", ha sentenciado el Relator Especial de la ONU para los Derechos de los Inmigrantes, François Crépeau.
"Si bien Australia tiene el poder de admitir, negar la entrada o retornar a los inmigrantes, también tiene la obligación de respetar sus derechos humanos", ha añadido Crépeau, quien ha denunciado el "inmenso sufrimiento", físico y mental, que han padecido los detenidos.
"Y la cura está en manos de Australia, que tiene la responsabilidad de asentar a quienes llegan a los 'centros de procesamiento' en calidad de refugiados, pero los políticos que han alimentado un discurso xenófobo paraecen haber alentado la formación de grupos nacionalistas", lamentó el relator.