Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU insta a los estados miembro a tomar medidas contra la violación de los derechos básicos de los niños

La relatora de la ONU para niños y conflictos armados, Leila Zerrougui, ha instado a los países miembro y las partes en conflicto a que tomen medidas inmediatas para acabar con las violaciones de los derechos básicos de los niños.
"A pesar de los notables avances conseguidos en los últimos 20 años, los derechos básicos de los niños siguen siendo violados", ha señalado la relatora de la ONU en su informe anual para el Consejo de Derechos Humanos. "Por ejemplo, en Afganistán, Irak, Nigeria, Siria, Sudán del Sur y Yemen, cientos de niños son asesinados, mutilados, reclutados y utilizados", ha añadido.
Zerrougui ha asegurado que el gran número y variedad de factores en los conflictos armados actuales han contribuido a crear un entorno en el que la protección de los niños es cada vez más difícil y requiere muchos recursos.
"Los niños presuntamente vinculados con grupos armados no estatales deberían ser tratados como víctimas y pido a los estados miembro que adopten medidas urgentemente para la entrega de estos niños a los agentes de protección", ha recomendado Zerrougui. "El enfoque principal debe ser ofrecer a los niños oportunidades de reinserción", ha añadido.
IMPACTO EN LAS NIÑAS
En una sección del informe dedicada al impacto del conflicto sobre las niñas, la relatora de Naciones Unidas ha destacado cómo, a pesar de sus esfuerzos por acabar con la impunidad, siguen siendo víctimas de violaciones y violencia sexual.
Según Zerrougi, las niñas utilizadas y reclutadas son otro de los asuntos que necesitan atención, ya que según algunos cálculos cerca del 40 por ciento de los niños asociados a grupos armados son niñas.
"Los servicios para la reinserción de las niñas asociadas a las partes en el conflicto deben estar disponibles, así como el apoyo de las comunidades para el regreso de aquellas que se han casado de manera forzosa y han sufrido violencia sexual", ha recomendado Zerrougui.
Durante su mandato, Zerrougui y Naciones Unidas han tenido relaciones con las partes del conflicto en República Centroafricana, Colombia, Malí, Birmania, Nigeria, Filipinas, Sudán del Sur y Sudán. Se firmaron tres nuevos planes de acción y, a través de la campaña "Niños, no soldados", se consiguió un notable progreso en la implementación de planes de acción en Afganistán, República Democrática del Congo, Birmania y Sudán.