Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU pide investigar la muerte en 2015 de un manifestante surcoreano a causa de un cañón de agua

El relator especial de Naciones Unidas para los derechos a la libertad de asamblea pacífica y asociación, Maina Kiai, ha solicitado este miércoles que se abra una investigación independiente e integral en torno a la muerte de un manifestante surcoreano a causa del uso por parte de la Policía de un cañón de agua en una protesta pacífica de 2015.
Con el objetivo de que este suceso no vuelva a ocurrir, Kiai ha pedido que se realice una investigación integral en torno al uso de la Policía de cañones de agua durante la manifestación de noviembre de 2015 que provocó, meses después, la muerte de Baek Nam Gi.
"Los responsables deben responder por los hechos y la familia de Baek, recibir una compensación adecuada", ha indicado Kiai. Asimismo, ha pedido que se tomen las medidas necesarias para evitar tragedias similares en el futuro.
El 14 de noviembre de 2015, Baek, un granjero de 69 años, resultó herido a causa del uso de un cañón de agua cuando formaba parte de una manifestación pacífica en Seúl. Baek cayó en coma, estado en el que estuvo hasta que finalmente murió el pasado domingo.
El relator ha reiterado las recomendaciones que hizo a las autoridades surcoreanas el pasado mes de junio, cuando entregó un informe en el que pedía revisar las tácticas utilizadas en la gestión y disolución de asambleas para evitar que estas se ejecuten de forma indiscriminada o contra manifestantes pacíficos.