Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU alerta de que la situación humanitaria en Somalia "se ha deteriorado más rápidamente de lo previsto"

Naciones Unidas ha alertado este miércoles de que la situación humanitaria en Somalia "se ha deteriorado más rápidamente de lo previsto", apuntando al impacto de la sequía en un país ya azotado por la inseguridad y la pobreza.
Raisedon Zenenga, 'número dos' del enviado especial de la Secretaría General de la ONU para Somalia, ha indicado que "el aumento de la respuesta por parte de las agencias humanitarias han evitado hasta el momento una hambruna, pero es improbable que la crisis retroceda próximamente".
"Las necesidades de la ayuda humanitaria aumentan a más velocidad que el tirmo de la respuesta", ha dicho, pidiendo más de 800 millones de dólares (alrededor de 718 millones de euros) para hacer frente a las consecuencias de la sequía.
Zenenga ha alertado de que la sequía está forzando a la población a huir de zonas rurales a zonas urbanas, alertando del impacto sobre mujeres y niños, debido al aumento de la violencia sexual en los campamentos de desplazados.
Asimismo, ha manifestado que los problemas estructurales del país deben ser afrontados para que pueda superar "unas condiciones climáticas extremas", añadiendo que, de los seis millones de afectados, en la actualidad únicamente la mitad han recibido raciones de comida.
El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Mohamed, declaró a finales de febrero la situación de desastre nacional a causa de la sequía, con el objetivo de "hacer frente a la emergencia humanitaria en todas las zonas afectadas".
El mandatario, conocido como 'Farmajo', apeló a la comunidad internacional "para que responda urgentemente ante esta calamidad para ayudar a familias e individuos a recuperarse de los efectos de la sequía para evitar una tragedia humanitaria".
Asimismo, pidió "amablemente" a la "comunidad empresarial y la diáspora" que "participe en las operaciones de recuperación en las zonas afectadas para mitigar el impacto de la sequía a nivel nacional".
La enorme escasez de lluvias que sufre la vasta región de África Oriental desde hace meses ha supuesto una enorme dificultad no sólo para los agricultores, sino también para los ganaderos, que no pueden alimentar a sus animales debido a la falta de cosechas.
La sequía de estos últimos meses ha intensificado las desastrosas consecuencias que tuvo el paso del fenómeno climático de 'El Niño' el año pasado. En 2011 murieron cerca de 260.000 a causa de una sequía en el país.
En Somalia, las cosechas de maíz y de sorgo --un cereal muy utilizado en países como Etiopía y Somalia para cocinar tortas-- han bajado en más de un 75 por ciento.
La escasez de cereal disponible es una de las principales causas por las que alrededor de 6,2 millones de somalíes --más de la mitad de la población del país-- sufren inseguridad alimentaria grave.
LA AMENAZA DE AL SHABAAB
Por otra parte, Zenenga ha tenido palabras para la situación de seguridad en el país, aplaudiendo la labor de la Misión de la Unión Africana (AMISOM) en su lucha contra la milicia islamista Al Shabaab, vinculada a la organización terrorista Al Qaeda.
Así, ha destacado que la misión "ha sido la columna vertebral de la seguridad en Somalia durante los últimos diez años", pidiendo a los países donantes que financien las actividades de la AMISOM.
Al Shabaab ha incrementado en las últimas semanas sus ataques en el país, tras expresar en febrero su rechazo a la elección de 'Farmajo' como presidente de Somalia, prometiendo "combatirle durante sus cuatro años de mandato".
El presidente somalí declaró recientemente el estado de guerra en todo el país y dio a Al Shabaab un plazo de 60 días para participar de una amnistía, pero los milicianos lo han rechazado.
Además, el mandatario anunció a principios de mayo una estrategia para combatir a la milicia islamista, sin dar más detalles, en el marco de su visita diplomática a Etiopía, donde se reunió con el primer ministro del país, Hailemariam Desalegn.
En un comunicado conjunto, ambos destacaron la necesidad de poner en marcha el plan para garantizar la seguridad y fortalecer la lucha contra la milicia, vinculada a la organización terrorista Al Qaeda.
Asimismo, expresaron su firme apoyo a la Misión de la AMISOM --en la que Etiopía es uno de los principales suministradores de tropas--, prometiendo "aumentar su apoyo a la AMISOM y adoptar medidas prácticas para garantizar todos los recursos necesarios para desarrollar un Ejército somalí funcional que pueda hacer frente a Al Shabaab y asumir progresivamente las funciones de la AMISOM".