Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU denuncia amenazas generalizadas de desahucio en Irak por la mera sospecha de pertenecer a Estado Islámico

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha manifestado este viernes su preocupación por las amenazas de desahucios de que están siendo objeto numerosos civiles en partes recientemente liberadas de Irak bajo la sospecha, sin nada que lo confirme, de simpatizar con Estado Islámico.
Según el portavoz del Alto Comisionado, Rupert Colville, están llegando informes de un "alarmante aumento" de las amenazas "especialmente de desahucio" contra los civiles sospechosos de ser miembros de Estado Islámico o cuyas familias están supuestamente relacionadas con este grupo.
Amenazas que los civiles reciben, según Colville, en plena noche, donde se les advierte de que abandonen sus hogares antes de una fecha determinada. Detrás de estas advertencias, sospecha la ONU, se encuentran ciertos acuerdos supuestamente secretos entre las fuerzas iraquíes y líderes tribales para limpiar estas zonas de cualquier posible conexión con el yihadismo.
Estas amenazas no solo se circunscriben a la ciudad de Mosul -- el que fuera gran bastión islamista en el país -- , sino que se han reproducido en localidades como Sharqat (en la provincia de Saladino), Al Heet (en Anbar) y Al Qarayya (en Nínive).
"La gente corre serio peligro de ser desahuciada y de perder acceso a todos los bienes de primera necesidad: domicilio, comida, servicios médicos esenciales y educación", ha apuntado Colville antes de advertir que estas amenazas son en realidad "un castigo colectivo que contraviene claramente la Constitución de Irak así como el Derecho Humanitario Internacional".
"La responsabilidad criminal es un factor estrictamente personal en la figura del individuo que comete el delito y ha sido condenado por un tribunal según una serie de hechos. En modo alguno se puede trasladar una responsabilidad criminal a una persona inocente", ha advertido.