Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU acusa a "elementos" del Ejército congoleño de la mayoría de fosas comunes halladas en Kasai

Naciones Unidas ha responsabilizado a "elementos" de las Fuerzas Armadas de República Democrática del Congo de "la mayoría" de las fosas comunes localizadas en los últimos meses en la región de Kasai, escenario de combates desde que una milicia comenzó en agosto de 2016 una rebelión contra las fuerzas del Gobierno.
La Oficina Conjunta de Derechos Humanos de la ONU para el país africano ha actualizado este martes el balance de dicha rebelión y, por primera vez, ha señalado directamente al Ejército por su presunta responsabilidad en las "42 fosas comunes" que se han localizado hasta el 30 de junio en las tres provincias que componen Kasai.
"La mayor parte habrían sido cavadas por elementos de las Fuerzas Armadas después de enfrentamientos con supuestos milicianos" del grupo Kamuina Nsapu, recoge el informe. Naciones Unidas confirmó este mes otras 38 posibles fosas más, lo que elevaría el número total a 80.
La ONU ha vuelto a denunciar la "represión brutal y desproporcionada" de las fuerzas gubernamentales, a las que responsabiliza de 428 muertes, entre ellas las de 140 niños. No obstante, también ha advertido de que las cifras reales de víctimas podrían ser "mucho más elevadas".
ABUSOS MASIVOS
Más de 3.000 personas han muerto y 1,4 millones han tenido que abandonar sus hogares debido a la última ola de violencia que afecta a distintas regiones congoleñas. Las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos han cuestionado la respuesta dada por el Gobierno de Joseph Kabila, al que responsabilizan también de todo tipo de abusos.
El último informe de la ONU cifra en 2.822 las violaciones de Derechos Humanos detectadas en República Democrática del Congo entre enero y junio, de las cuales más de la mitad --"casi el 58 por ciento"-- corresponderían a "agentes del Estado", entre los que se incluyen a instituciones de seguridad, administrativas y judiciales. Efectivos vinculados al Gobierno habrían cometido "al menos 591" ejecuciones extrajudiciales, entre ellas las de 170 niños.
En el caso de las regiones afectadas por conflictos, entre ellas Kasai, el número de violaciones llega a las 2.068, con las Fuerzas Armadas como responsables de la "mayor parte" de ellas, según la comisión de Naciones Unidas. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó en junio la apertura de una investigación internacional para analizar precisamente la violencia en Kasai.