Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU critica la determinación del Gobierno de Nepal de someter a un 'impeachment' a su ministra de Justicia

El Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Zeid Raad al Hussein, ha condenado este viernes la determinación de los dos partidos que forman la coalición de gobierno en Nepal --el Congreso Nepalí y el Partido Comunista de Nepal-- de someter a un 'impeachment' --juicio político-- a su ministra de Justicia.
"La jefa de Justicia, Sushila Karki, ha sido fundamental en una importante cantidad de decisiones sensibles, de alto perfil y políticas, y por ello tratar de eliminarla de su cargo plantea serias dudas acerca del compromiso del Gobierno con la justicia transicional y el Estado de derecho", ha señalado en un comunicado.
El pasado 30 de abril, las dos formaciones presentaron una moción de 'impeachment' contra Karki, alegando que había invadido los privilegios del Poder Ejecutivo. "Esto sugiere una mala comprensión fundamental con respecto al papel de la independencia de la Justicia", ha criticado.
La moción se presentó después de que el Tribubal Supremo --presidido por Karki-- revocara el nombramiento del nuevo inspector general de Policía, argumentando que el Gobierno, quien había elegido al candidato, había violado los procesos y regulaciones existentes.
La ministra ha sido suspendida de su cargo hasta que concluyan los procedimientos del 'impeachment'. Ahora se establecerá una comisión de investigación, ante la cual tendrán que votar los diputados sobre si quieren o no que se destituya a la jefa del Poder Judicial.
No obstante, este proceso se prevé que no concluya antes del próximo 7 de junio, cuando Karki alcanza la edad de jubilación, lo que para el Alto Comisionado supone que no se le permitirá participar en muchos casos políticamente sensibles que ella misma anunció que evaluaría el Tribunal Supremo en el corto plazo.
"Los recientes fallos del Supremo han sido fundamentales para el avance de los Derechos Humanos en Nepal y la asistencia para las víctimas que buscan justicia por los delitos y graves violaciones de derechos cometidos contra ellas", ha señalado Al Hussein.
"Más de diez años después del acuerdo de paz, la Comisión de la Verdad y la Reconciliación sufre una considerable falta de recursos, reconocimiento y credibilidad", ha indicado. "El fracaso a la hora de abordar la impunidad plantea serias dudas sobre el compromiso de Nepal con sus obligaciones, en virtud del Derecho Internacional, y la moción para destituir a la ministra de Justicia socava su compromiso con reforzar las instituciones democráticas y la justicia transicional", ha agregado.
Por último, Al Hussein ha instado a las autoridades nepalíes a respetar la independencia del sistema de Justicia, a retirar "lo que parece ser una moción de 'impeachment' políticamente motivada" y a comprometerse con el proceso de justicia transicional y con la rendición de cuentas, tan importantes si Nepal busca superar el trágico legado de una década de conflicto".