Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU denuncia un aumento de los niños y mujeres víctima del conflicto en Afganistán

Los niños muertos aumentan un 17% en 2017 mientras que las mujeres lo hacen en un 54%
El número de víctimas civiles en los tres primeros meses de 2017 por el conflicto en Afganistán ha disminuido ligeramente con respecto al año anterior, pero ha aumentado un 17 por ciento los casos en los que las víctimas son niños, según los últimos datos publicados por la Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA).
En los tres primeros meses del año, la UNAMA ha documentado 2.181 víctimas civiles, incluidos 715 muertos y 1.466 heridos, lo que supone un 2 por ciento menos muertos y un 5 por ciento menos heridos con respecto al mismo periodo en 2016.
Sin embargo, la misión de la ONU ha expresado su preocupación por el aumento del número de niños y mujeres que han sido víctimas. En el caso de las mujeres, la cifra ha aumentado un 24 por ciento, con un total de 273 mujeres víctimas (88 muertas y 185 heridas). En concreto, las mujeres muertas en bombardeos aéreos, atentados y otra violencia son un 54 por ciento más que las de 2016, mientras que las heridas son un 13 por ciento más.
En cuanto a los niños, la ONU ha registrado un total de 735 menores víctimas del conflicto (210 muertos y 525 heridos), lo que constituye un 3 por ciento más. En el caso concreto de los muertos, son un 17 por ciento más, mientras que los heridos solo han aumentado un 1 por ciento. Según el balance, los niños son ya el 34 por ciento de las víctimas civiles.
"El incremento en el 17 por ciento de las víctimas infantiles refleja el fracaso de las partes en el conflicto para adoptar las precauciones adecuadas para proteger a los civiles, incluido marcando y limpiando los artefactos sin explotar cuando acaban los combates", ha lamentado la directora de Derechos Humanos de la UNAMA, Danielle Bell.
"Estas cifras representan las vidas de 735 niñas, niños y bebés, 735 historias de muerte, mutilación, dolor físico, trauma emocional y pena. Las partes deberían actuar ahora para proteger a los niños en 2017", ha reclamado.
La ONG Save the Children también ha expresado su preocupación por el incremento en el número de menores víctimas de la violencia. "Es impactante ver tal aumento en las víctimas infantiles en Afganistán, especialmente el número de niños que están muriendo", ha subrayado el director interino de la organización en el país, Paul Barker.
"Estas cifras significan que cada tres horas un niño afgano muere o resulta herido como resultado del conflicto armado", ha resaltado. "Los niños son víctimas inocentes de la guerra", ha subrayando, reclamando a todas las partes a que "hagan absolutamente todo lo que esté en su poder para garantizar que los niños no siguen siendo víctimas en tiempos de conflicto".
"Los niños deberían estar en la escuela aprendiendo con sus amigos y compañeros, no corriendo para salvar sus vidas", ha defendido el responsable de Save the Children.