Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU contradice al Gobierno y confirma cada vez más casos de malnutrición entre los rohingya

Las operaciones militares que se han establecido en el estado de Rajine, en Birmania, están provocando cada vez más casos de hambre y malnutrición entre la minoría rohingya, objeto de este operativo que el Ejército lanzó desde un ataque perpetrado el pasado mes de octubre que se saldó con la muerte de nueve guardias.
Estas declaraciones, que si bien no se han hecho públicas han sido confirmadas a la agencia de noticias IRIN, especializada en información humanitaria, contradicen radicalmente las afirmaciones del Gobierno birmano, que la semana pasada aseguró que no se habían hallado "casos de malnutrición" en el área, debido a las "condiciones favorables de agricultura y pesca" de la región.
La mayor parte de la comunidad rohingya, compuesta por más de un millón de miembros, viven en el estado de Rajine, cuyo acceso tanto a organizaciones humanitarias como a periodistas ha quedado bloqueado desde el operativo militar lanzado en octubre.
Desde entonces, se han publicado diferentes informaciones acerca de violaciones de los Derechos Humanos y diferentes atrocidades, e incluso el responsable del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en la localidad bangladeshí de Cox's Bazar, John McKissick, acusó al Gobierno de estar llevando a cabo una limpieza étnica en la zona.
Tanto la ONU como diferentes grupos de Derechos Humanos han instado en repetidas ocasiones que se restablezca el acceso a la zona, para poder entregar ayuda humanitaria a los afectados.
No obstante, el Gobierno, como respuesta, ha establecido una Comisión no independiente, integrada por miembros afines al Ejecutivo, cuyo último informe concluye que no existen casos de desnutrición ni de violaciones, entre otras de las atrocidades denunciadas.
Por otro lado, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), dependiente de la ONU, ha alertado de la "severa inseguridad alimentaria" que parece haberse extendido en la región desde octubre, principalmente en Maungdaw, la principal en la ciudad rohingya, ubicada en la frontera con Bangladesh.