Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU considera "inaceptable" que los países del Golfo pidan el cierre de Al Yazira

Rupert Colville, el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ha asegurado este viernes que es "inaceptable" que los países del Golfo Pérsico pidan a Qatar el cierre de la cadena de televisión Al Yazira como una de las condiciones para poner fin a su bloqueo diplomático.
En una rueda de prensa en Ginebra, Colville ha dicho que la "disputa" entre los países del Golfo ha llegado a "un nuevo nivel" con la presentación de una lista de demandas a Qatar "impuesta" por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto y relacionada con "derechos y libertades fundamentales", con un plazo de cumplimiento que expira el 4 de julio.
Colville ha asegurado que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos está "extremadamente preocupado" por la exigencia del cierre de la cadena de televisión qatarí Al Yaziray otros medios relacionados.
"La vea o no, le guste o no, esté de acuerdo o no con sus puntos de vista editoriales, los canales en árabe y en inglés de Al Yazira son legítimos y tienen millones de espectadores. La petición de que sean cerrados de inmediato es, desde nuestro punto de vista, un ataque inaceptable al derecho a la libertad de expresión y de opinión", ha asegurado.
Tras señalar que si los países demandantes tienen algún problema con las informaciones de las cadenas de televisión de otros países tienen libertad para debatir o para discutirlo con los medios, Colville ha dejado claro que insistir en el cierre de los medios es algo "claramente irracional, sin precedentes y extraordinario".
"Si de verdad fuera a ocurrir, supondría abrir una caja de Pandora en la que los países o grupos de países poderosos estarían socavando gravemente el derecho a la libertad de expresión y de opinión de otros países, así como el suyo propio", ha señalado.
Por todo ello, el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha emplazado "una vez más" a los cinco países enfrentados a adoptar medidas para resolver "de una manera legal, razonable y calmada" esta disputa, para garantizar que cualquier acción que realizan "no tiene impacto en materia de Derechos Humanos en sus propios pueblos o en otros países".