Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU afirma que 117 civiles murieron entre julio y octubre a manos de las fuerzas de RDC

Naciones Unidas ha afirmado que 117 civiles murieron entre el 22 de julio y el 30 de octubre a manos de las fuerzas de seguridad de República Democrática del Congo (RDC) en la provincia de Kasai-Central (centro).
La provincia ha sido escenario de enfrentamientos violentos en los últimos meses entre las fuerzas gubernamentales y milicianos leales a un jefe tribal identificado como Kamwina Nsapu.
Fuentes citadas por la emisora Radio France Internationale han indicado que estas 117 personas no tenían lazos establecidos con los milicianos, lo que ha llevado a la ONU a hablar de ejecuciones extrajudiciales.
El organismo internacional ha señalado que los crímenes achacados a los milicianos son "difíciles de documentar" debido a que no era seguro que sus investigadores viajaran a las zonas en los que presuntamente tuvieron lugar.
El portavoz del Ejército de RDC ha rechazado hacer declaraciones tras ser contactado por RFI.
En el marco de los enfrentamientos han sido incendiados catorce comisarías, seis oficinas administrativas, ocho iglesias, dos escuelas y un centro de salud.