Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El caos en las ayudas de la ONU afecta a millones de personas

Niño en una cabaña en ruinasReuters

La ONU gasta miles de millones de dólares anualmente para ayudar a las víctimas de desastres naturales y guerras civiles, pero según un informe estos esfuerzos podrían resultar en vano debido a una falta de coordinación que provoca confusión para saber dónde va el dinero.

El documento ha revelado que las ayudas humanitarias enviadas por la organización internacional a veces llegan de forma impredecible e inconstante, y no siempre en su totalidad. Esto se debería a un caos en los fondos y fallos en la elaboración de los programas de financiación de varios proyectos.
Según el portal RT Actualidad, varios expertos señalan que de continuar esta situación de ‘anarquía humanitaria’, el esfuerzo por recaudar fondos y aportar ayuda a miles de personas en todo el mundo se vería afectada negativamente. La solución comenzaría por aplicar “robustas” formas de coordinación y tareas de supervisión de todo el proceso de ayuda.
El informe es el resultado de dos años de trabajo de una organización de vigilancia, Dependencia Común de Inspección (DCI), un grupo de expertos que analiza el funcionamiento de las Naciones Unidas. Los detalles de su minucioso trabajo sobre la situación de la prestación de ayuda se harán públicos a principios de abril en una sesión especial que se abrirá en Madrid.
En 2011 se registraron en todo el mundo más de 300 desastres naturales. En total, según este informe, unos 206 millones de personas se vieron afectadas por desastres climáticos y al menos 51 millones de personas en 16 países necesitaron algún tipo de ayuda humanitaria. En el mismo año, surgieron 37 conflictos armados, principalmente en África y en Oriente Medio, dejando a más de 26 millones de personas desplazadas. Sin embargo, no todas esas demandas de ayuda fueron cumplidas por la Oficina de Ayuda Humanitaria de la ONU.