Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU condena el atentado suicida en una base militar de Gao

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha condenado este miércoles el atentado suicida perpetrado durante la jornada en una base militar de la localidad maliense de Gao (norte).
El atentado se ha saldado con al menos 60 muertos y 115 heridos, según el último balance facilitado por el presidente del país, Ibrahim Boubacar Keita, quien ha declarado tres días de luto.
El atentado ha sido ejecutado en una base que alberga a soldados gubernamentales y a miembros de grupos armados rebeldes que acordaron llevar a cabo patrullas conjuntas en el marco del acuerdo de paz firmado en 2015, facilitado por Naciones Unidas.
Estas patrullas, a las que está previsto que se unan también militares malienses, están pensadas como germen de una reconfiguración del Ejército en el que estén integrados dichos antiguos miembros de grupos rebeldes.
En su comunicado, Guterres ha expresado sus "sentidas condolencias" al Gobierno de Malí y a los familiares de las víctimas, así como a los grupos rivales Coordinación de Movimientos del Azawad y Plataforma.
Asimismo, ha resaltado que las patrullas conjuntas "son una de las medidas clave a nivel de seguridad interna", reclamando a las partes que "continúen trabajando para aplicar en su totalidad las cláusulas del acuerdo de paz".
"Este acto despreciable refuerza la determinación de la ONU para apoyar al pueblo de Malí, a su Gobierno y a los grupos armados firmantes (del acuerdo de paz) en su búsqueda por la paz, su lucha contra el terrorismo, y sus esfuerzos por aplicar el acuerdo de paz", ha remachado.
Por su parte, el vicesecretario general de la ONU para Operaciones de Paz, Hervé Ladsous, ha dicho que el atentado es "un ataque directo" contra el proceso de paz.
"Condenamos con la máxima firmeza este ataque cobarde e innoble (...) claramente destinado a hacer descarrilar el proceso de paz minando la confianza entre las partes firmantes y el pueblo", ha valorado.
En este sentido, ha dicho que el ataque "subraya una vez más que acelerar la aplicación (del acuerdo) es la única vía posible para lograr la paz y la reconciliación en Malí". "No tenemos mucho tiempo más", ha remachado Ladsous.
AL MURABITÚN RECLAMA LA AUTORÍA
La autoría del atentado ha sido reclamada por el grupo Al Murabitún, vinculado a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), según ha informado la agencia de noticias mauritana Al Ajbar.
AQMI, por su parte, ha confirmado que el ataque terrorista ha sido ejecutado por un combatiente de Al Murabitún, al que ha identificado como Abdul Hadi al Fulani, y ha explicado que es una represalia por la cooperación maliense con las fuerzas francesas, de acuerdo con SITE.
Francia desplegó tropas en Malí, a petición del Gobierno maliense, para combatir a las milicias islamistas que se apoderaron de la región septentrional tras las revueltas tuareg de 2012. Naciones Unidas también está presente en la zona.
Al Murabitún, dirigido por el yihadista argelino Mojtar Belmojtar, ha llevado a cabo en los últimos años varios atentados de gran magnitud contra objetivos civiles y militares en el norte de Malí y en otros países africanos.