Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU condena el asesinato del ecologista mexicano Isidro Baldenegro

El relator especial de Naciones Unidas sobre la situación de los defensores de Derechos Humanos, Michel Forst, ha condenado este jueves el asesinato del ecologista Isidro Baldenegro, defensor de los bosques de la sierra Tarahumara, ubicada en el estado de Chihuahua.
"Lamentamos la trágica pérdida de un defensor indígena comprometido y altruista", ha señalado Forst, en el marco de su primera visita al país. "La muerte de Isidro deja un doloroso vacío no sólo en su comunidad, sino en el movimiento global de los Derechos Humanos", ha añadido.
Forst, que llegó a México el pasado lunes, 16 de enero, y donde permanecerá hasta el 24 del mismo mes, se ha desplazado a México para valorar "hasta qué punto los defensores de Derechos Humanos se sienten seguros" en el país.
Baldenegro, miembro de la comunidad indígena rarámuri, murió tiroteado el domingo.
Forst se ha mostrado conmocionado por la muerte de una persona que "sólo deseaba" luchar por la preservación de los bosques tradicionales de su zona. Precisamente su actividad ecologista le llevó a recibir el Premio Goldman, también conocido como el 'Nobel Verde' en 2005.
Este mismo premio lo recibió la hondureña Berta Cáceres, también activista y defensora del medio ambiente, que fue asesinada el pasado 3 de marzo durante un asalto de hombres armados a su vivienda.
"Se trata de un trágico recordatorio de los peligros y riesgos que enfrentan los defensores indígenas en Chihuahua", ha señalado Forst, junto al gobernador del estado, Javier Corral Jurado, con quien ha instado a abrir una investigación inmediata y efectiva.
"Humildemente me solidarizo con la familia de Isidro y con su comunidad", ha añadido el relator de la ONU.
MÚLTIPLES AMENAZAS
Baldenegro fue asesinado en la vivienda de uno de sus familiares, donde había ido a esconderse. Según ha denunciado Greenpeace, "no era la primera vez que intentaban amedrentarlo".
La organización ecologista ha recordado cómo en 2003 la Policía Judicial lo detuvo junto a un compañero, a los que acusaron de posesión de marihuana y de armas de uso exclusivo del Ejército, delitos por los que permanecieron en prisión hasta junio de 2004. Amnistía Internacional los declaró entonces presos de conciencia.
"Hoy los árboles en la sierra tienen un defensor menos", ha condenado Greenpeace, añadiendo que el "movimiento ecologista del país tiene una lucha más que seguir en memoria de Isidro".
"Desde Greenpeace, lamentamos esta pérdida; el vacío que deja en su familia, en sus amigos y en sus compañeros de lucha; la violencia como forma de imponer los intereses de unos cuantos y nos negamos a aceptar que la impunidad y la injusticia sean el sello final en este asesinato", ha añadido la organización en un comunicado.