Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU denuncia un aumento de los civiles muertos por artefactos explosivos improvisados en Mosul

También denuncia la muerte de civiles en bombardeos aéreos en la ciudad
El número de civiles muertos por artefactos explosivos improvisados del grupo terrorista Estado Islámico en las zonas de la ciudad iraquí de Mosul que han sido recuperadas por las fuerzas gubernamentales ha aumentado durante las últimas semanas, según ha denunciado la portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani.
En algunas localidades como Al Qudas, Al Dubat y Zuhour, en el este de la ciudad, varios civiles han muerto en el marco de una serie de ataques suicidas y bombardeos, según ha indicado la organización, que ha alertado de que Estado Islámico también sigue atacando a aquellos que han huido de las áreas que se encontraban bajo su control.
"Los informes que hemos recibido establecen que los civiles están recibiendo disparos al intentar huir de las áreas controladas por el grupo terrorista en la urbe", ha manifestado Shamdasani. "El 13 de enero, una mujer y su hijo murieron a manos de varios miembros de Estado Islámico mientras abandonaban su casa en la zona de Jazair, en el este de Mosul", ha aseverado.
"Esta situación también se ha repetido en la provincia Saladino, donde dos dispositivos fueron detonados a principios de enero cuando varias familias huían del distrito de Hawiya, en Kirkut", ha indicado la portavoz.
Los bombardeos han provocado un gran número de muertos, pero es difícil estimar cuantos civiles han resultado heridos o han perdido la vida, según ha señalado la ONU, que ha advertido del uso de civiles como escudos humanos por parte del grupo terrorista.
"Estamos muy preocupados por las extremas condiciones en las que viven aquellos que aún permanecen en el oeste de la ciudad, donde se estima que viven 750.000 personas", ha manifestado Shamdasani. Los informes de la organización señalan que los milicianos se han hecho con el control de los hospitales en el oeste de la urbe.
La organización, que ha acogido la decisión del Gobierno de investigar la ejecución de cuatro presuntos terroristas a manos de las fuerzas gubernamentales, ha instado a las partes enfrentadas a actuar con precaución para minimizar el impacto sobre los civiles.
"Como ha dicho el Alto Comisionado de la ONU, Zeid Raad al Hussein, es crucial que el Gobierno y sus aliados garanticen el total respeto a los Derechos Humanos y lleven ante la justicia a los responsables de vulnerarlos", ha manifestado Shamdasani.
BOMBARDEOS
Los ataques aéreos llevados a cabo por las fuerzas de la coalición para acabar con los milicianos en el marco de la ofensiva puesta en marcha en octubre de 2016 para recuperar Mosul también han causado numerosas víctimas.
"Está claro que los civiles están muriendo en los bombardeos", ha manifestado Shamdasani, que ha destacado que aunque los informes al respecto provienen de zonas controladas por los terroristas, los datos "parecen creíbles".
El 14 de enero, un ataque contra una vivienda en la que se encontraba un líder local de Estado Islámico destruyó también el edificio adyacente, donde murieron 19 personas y once resultaron heridas.