Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de la mitad de las víctimas mortales en el conflicto en Yemen son civiles

Más de la mitad de las víctimas mortales en el conflicto en Yemen son civilesReuters

Naciones Unidas ha expresado su "particular preocupación" por el hecho de que más de la mitad de las víctimas mortales del conflicto en Yemen sean civiles, según ha informado la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

"Más de 600 personas han muerto (en el conflicto), y más de la mitad son civiles. Esto es particularmente preocupante", ha dicho el secretario general adjunto de la ONU para los Derechos Humanos, Ivan Simonovic.
"Podemos decir con confianza que ninguna de las partes --los huthis y la coalición internacional encabezada por Arabia Saudí-- ha mostrado la contención necesaria. Ha habido ataques no selectivos, lo que también nos preocupa", ha valorado, en declaraciones concedidas a la citada cadena.
Por ello, Simonovic ha recalcado la necesidad de que "no se permita que esta grave crisis se convierta en una crisis crónica", al tiempo que ha apuntado que "aún existe una oportunidad para detener los combates y las muertes en Yemen".
Arabia Saudí ha asumido el liderazgo de la 'Operación Tormenta Definitiva', con la que, junto a una decena de países árabes, entre ellos Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Qatar, Kuwait, Egipto y Marruecos, intenta "repeler a las milicias huthis, Al Qaeda y el Estado Islámico" en Yemen.
Las monarquías del Golfo Pérsico temen que la influencia de Irán en la región se extienda con el ascenso de los huthis al poder, en medio de la inestabilidad generada por el conflicto iraquí y la guerra civil en Siria
La crisis política en Yemen, fruto de las disputas internas no resueltas con la caída del Gobierno de Alí Abdulá Salé, en 2011, se agravó el pasado mes de septiembre con la irrupción en Saná de los rebeldes chiíes.
Los huthis, que históricamente han reivindicado mayor autonomía para el norte de Yemen, llevaron a Hadi y su Gobierno a dimitir en bloque el pasado mes de enero, evidenciando así la pugna por el control de un país al borde de la guerra civil.