Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU reclama a Eritrea la liberación de un periodista detenido en 2001 y en paradero desconocido desde 2005

La relatora especial de Naciones Unidas sobre la situación de los Derechos Humanos en Eritrea, Sheila B. Keetharuth, ha reclamado este miércoles la liberación del periodista Dawit Issak, detenido en 2001 y en paradero desconocido desde 2005.
En su comunicado, Keetharuth ha recalcado que Adís Abeba "tiene la obligación de proporcionar información urgente sobre la suerte y el paradero de todas las personas privadas de su libertad".
Así, ha argumentado que una autorización del Gobierno al acceso de investigadores independiente a las prisiones del país "enviaría una clara señal de que reconoce las violaciones de los Derechos Humanos cometidas en el pasado y de que toma las medidas necesarias para remediar la situación".
La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) entregó a finales de marzo el premio Libertad de Prensa de la UNESCO/Guillermo Cano a Isaak --de doble nacionalidad sueco-eritrea--, que fue encarcelado en 2001 junto a otros diez periodistas y once disidentes políticos en Eritrea.
Un jurado formado por varios profesionales de los medios de comunicación eligió unánimemente a Isaak por su "valor, resistencia y compromiso" con la libertad de expresión, decisión que contó con el respaldo de la directora general de la UNESCO, Irina Bokova.
Isaak, autor, periodista y dramaturgo, se trasladó en 1987 a Suecia, donde consiguió la ciudadanía y se exilió. Después de que Eritrea consiguiera la independencia, en 1993, regresó a su país natal para convertirse en uno de los fundadores de 'Setit', el primer diario independiente del país.