Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU declara inválida la anexión de Crimea a la Federación Rusa

La ONU, contra la anexión rusa de Crimea y SebastopolReuters

La Asamblea General de Naciones Unidas ha aprobado este jueves una resolución no vinculante en la que declara inválido el referéndum celebrado en Crimea y cuestiona la posterior anexión de esta península ucraniana a la Federación Rusa.

El texto, cuya aprobación es meramente simbólica, ha obtenido cien votos a favor, once en contra y 58 abstenciones, si bien hubo numerosos países que no participaron. La Asamblea cuenta con representación de 193 Estados.
Los diplomáticos occidentales reconocen que los votos favorables han sido más de los esperados en un principio, ya que Moscú había realizado en las últimas horas una intensa campaña para promover el 'no', según Reuters.
La resolución recuerda que el referéndum celebrado en Crimea "no contó con la autorización de Ucrania" y carece de "validez". Esta consulta, por tanto, "no puede servir de base para modificar el estatuto de la República Autónoma de Crimea o de la ciudad de Sebastopol".
El texto insta a todos los países y organizaciones internacionales a no reconocer "ninguna modificación" sobre el estatuto y soberanía de la península "sobre la base del citado referendo", así como a abstenerse "de todo acto u operación que pudiera interpretarse como un reconocimiento de ese estatuto modificado".
La Asamblea General de la ONU recuerda en su nota --que no hace mención a Rusia-- que los principios de la organización impiden que un país pueda recurrir "a la amenaza o el uso de la fuerza" para adherirse un territorio.
Por otra parte, llama a un "diálogo político inclusivo en Ucrania que refleje la diversidad de su sociedad y cuente con representación de todas las partes", al tiempo que insta a todas las partes a actuar con "moderación" y abstenerse de "medidas unilaterales" y de "declaraciones que enardezcan los ánimos".