Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS lanza una campaña para vacunar a unos 400.000 niños en las zonas liberadas de Mosul

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado una campaña con la que vacunará contra la polio a unos 400.000 niños que viven en zonas liberadas de Mosul, la ciudad más importante del norte de Irak y en la que todavía mantiene presencia el grupo terrorista Estado Islámico.
La iniciativa se enmarca en la campaña nacional contra esta enfermedad, destinada a vacunar a más de seis millones de niños de hasta cinco años de edad en todo el país y que contará con el apoyo del Gobierno, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la OMS.
La iniciativa durará unos cinco días con el objetivo de inmunizar a los niños y mantener el estatus de libre de polio en Irak, una de las metas principales fijadas por el Ministerio de Sanidad.
Más de 26.000 equipos móviles apoyan esta primera campaña de vacunación de 2017, de los cuales 2.242 se encuentran en la región del Kurdistán. Además, UNICEF tiene pensado llevar a cabo otra campaña nacional contra la polio en marzo de este año.
Esta campaña llega en un momento en el que la violencia ha descendido en Mosul, lo que ha permitido la reapertura de 30 escuelas el pasado domingo con el apoyo de UNICEF. Gracias a ello, más de 16.000 niños han podido retomar su educación, según ha informado la organización en un comunicado.
"Hace tan solo unas semanas, estos barrios eran presa de la violencia. Hoy, niñas y niños se dirigen de nuevo a clase", ha asegurado el representante de UNICEF en Irak, Peter Hawkins. "Después de dos años de pesadilla, este es un momento crucial para que los niños de Mosul recuperen su educación y la esperanza de un futuro mejor", ha añadido.
UNICEF está apoyando a las autoridades iraquíes para rehabilitar, equipar y abrir más escuelas a medida que la situación de seguridad lo permita. Además, ha dado apoyo a un total de 13.200 niños que se encuentran en campamentos a las afueras de Mosul y reciben clases de matemáticas, ciencias, árabe e inglés en espacios de aprendizaje temporales.