Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMC constata que EEUU no cumple con ciertos requerimientos sobre subvenciones a Boeing

En un nuevo informe recuerda a la UE que tiene vedado formular alegaciones sobre ciertas medidas fiscales
La Organización Mundial del Comercio (OMC) señala hoy en un informe de seguimiento que Estados Unidos no ha resuelto determinadas medidas en cuanto a las "subvenciones prohibidas" a Boeing que afectan al comercio de grandes aviones civiles, ante las denuncias de la Unión Europea (UE), pero recuerda también que algunas de las alegaciones presentadas por Bruselas, no forman parte del proceso de seguimiento.
Este nuevo se enmarca en el largo litigio que enfrenta a la Unión Europea (UE) y a EE.UU. desde 2012 por presuntas ayudas y subsidios ilegales a Boeing y Airbus, respectivamente. Las partes denunciadas por EEUU son, aparte de la UE, Francia, Alemania, España y el Reino Unido.
El informe, publicado hoy en el marco del procedimiento sobre el cumplimiento de los acuerdos contraídos, concluye que Estados Unidos no ha cumplido las recomendaciones y resoluciones en particular en la de adoptar las medidas apropiadas para eliminar los efectos desfavorables o retirar la subvención.
En este sentido, el informe señala que en la medida en tanto en cuanto las medidas en litigio son incompatibles con el acuerdo, se "han anulado o menoscabado las ventajas resultantes para la UE del acuerdo".
El grupo especial de la OMC, constituido para el seguimiento de los dictámenes del organismo, señala en su nuevo informe que Estados Unidos al incumplir parte de las obligaciones contraídas en el acuerdo de medidas compensatorias (SMC), esas recomendaciones y resoluciones siguen "siendo operativas".
En relación a las alegaciones de Bruselas, concluye que la UE tiene vedado formular alegaciones del acuerdo SMC contra cuatro de las medidas fiscales y las exenciones del impuesto sobre las ventas y la utilización de hardware, software y periféricos del Estado de Washington, entre otros.
REACCIONES DE AIRBUS Y BOEING
Airbus y Boeing han emitido sendos comunicados reaccionando al nuevo informe del grupo especial de la OMC. Para Airbus, el informe deja claro que Estados Unidos incumple las resoluciones que provocan que el consorcio pierda entre 15.000 y 20.000 millones de dólares (13.400 y 17.874 millones de euros), un perjuicio que avanzará si el conflicto avanza en caso de una probable apelación por parte de EE.UU.
El constructor estadounidense Boeing señala que la OMC confirma con este informe que EE.UU. ha cumplido con "prácticamente todos sus dictámenes en la contrademanda presentada por la UE en 2006 y recuerda que ya entonces la OMC descartó el 80% de las alegaciones realizadas por Bruselas.
En esta línea apunta que EEUU había cumplido con su dictamen anterior respecto a varios contratos de investigación y desarrollo del gobierno estadounidense con Boeing y que hoy se han rechazado las alegaciones de la UE sobre los incentivos al constructor en Carolina del Sur y otros locales.
AYUDAS PROHIBIDAS
La OMC declaró en noviembre de 2016 "prohibidas" determinadas medidas fiscales concedidas al constructor aeronáutico Boeing por el Estado de Washington para la fabricación o venta de aviones comerciales en el marco del programa 777X e instaba a Estados Unidos a retirarlas "sin demora".
El panel de expertos de la OMC concluyó que 5.700 millones de dólares (5.094 millones de euros) de estas futuras ayudas son subsidios ilegales que discriminan a los productores extranjeros, pero rechazaba la reclamación por parte de la UE de otros seis incentivos fiscales a Boeing por parte de EE.UU.
En concreto, hace referencia a la extensión de determinadas ayudas fiscales a partir de 2024 y hasta 2040 a Boeing, que serían concedidas si la sociedad garantizaba la producción del 777X en el Estado de Washington y la utilización de alas producidas en el mismo territorio. De esta forma, la UE denunció estas ventajas tributarias, pero fueron separadas a una tercera disputa.
UNA LARGA DISPUTA
La Unión Europea (UE) impugnó ante la OMC siete incentivos fiscales diferentes otorgados por EE.UU. al constructor estadounidense alegando que dichas ayudas en litigio son subvenciones supeditadas 'de jure' al empleo de productos nacionales con preferencia a los importados e instó a EEUU a retirar los subsidios.
La UE sostuvo que, en total, el constructor estadounidense había recibido 8.700 millones de dólares (7.765 millones de euros) en subvenciones, demanda que fue rechazada por la OMC, que encontró sin embargo que los futuros incentivos anuales no son admisibles.
Estados Unidos solicitó en 2012 la creación de un grupo especial de la OMC que analizase también el cumplimiento del dictamen de la propia organización sobre la demanda del Ejecutivo estadounidense por los presuntos subsidios estatales a Airbus.
La UE recurrió las conclusiones de la OMC sobre el caso Airbus, en las que fue acusada de haber incumplido su obligación de corregir las subvenciones otorgadas por países del bloque comunitario al fabricante europeo de aviones, como había dictaminado la organización comercial con anterioridad. El informe sobre Boeing se esperaba en primavera.