Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OIT recuerda la vulnerabilidad al trabajo infantil de los niños en conflictos y catástrofes

El director de la OIT llama a "no dar la espalda a esta realidad"
El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, ha apelado a prestar especial atención y ayudar a los niños que se ven atrapados en conflictos o catástrofes ya que son "son especialmente vulnerables al trabajo infantil".
En su mensaje con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, Ryder ha destacado que "en épocas de conflicto o catástrofe, con frecuencia se destruyen hogares, escuelas y medios de subsistencia y los sistemas de protección familiar y social se quiebran con facilidad, lo que entraña un aumento de los riesgos vinculados al trabajo infantil y al tráfico de personas".
"Entre los más vulnerables figuran los niños refugiados y migrantes, especialmente, aquellos en tránsito que se han visto separados de sus familias", ha incidido el máximo responsable de la OIT.
Quienes se quedan atrás en estos lugares, luchan igualmente "por sobrevivir, por ejemplo, dedicándose a la minería, recogiendo desechos de metales y minerales en zonas devastadas por la guerra, retirando escombros o trabajando en las calles", ha destacado Ryder.
En algunos casos, "acaban ejerciendo de combatientes en guerras de adultos, siendo objeto de uso y abuso como espías, ayudantes y porteadores, y cayendo a menudo víctimas de explotación y abuso sexual", ha denunciado.
"No podemos dar la espalda a esta cruda realidad", ha reclamado, sosteniendo que "todos los niños tienen derecho a gozar de protección contra el trabajo infantil" pese a lo cual, actualmente hay 168 millones de niños víctimas de este problema, de los cuales 85 millones realizan trabajos peligrosos.
Ryder ha recordado que en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados para 2030, "todos los países se han comprometido a eliminar todas las formas de trabajo infantil para 2025". "En consecuencia, por arduas y complejas que sean las circunstancias, que ningún niño quede excluido", ha reivindicado.
En este sentido, ha incidido en que "ante la mayor crisis de refugiados en décadas, es esencial compartir responsabilidades y solidaridad con objeto de proteger a todos los niños del mundo, proporcionarles una educación, reavivar sus esperanzas y brindarles la posibilidad de lograr un futuro mejor".
"No hay tiempo que perder. Es hora de dejar que nuestros actos hablen por nosotros" frente al trabajo infantil, ha remachado Ryder en su mensaje.