Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OIM rescata en cuatro meses a mil migrantes abandonados en el desierto de Níger

Unos mil migrantes han sido rescatados desde el mes de abril en la zona norte de Níger en el marco de las operaciones de búsqueda coordinadas por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que ha estrechado su vigilancia en las zonas desérticas que sirven como punto de entrada a Libia.
Desde enero, más de 60.000 personas han sido detectadas entrando en Níger, de las cuales sólo la mitad han abandonado este país a través de los puntos de vigilancia de Séguedine y Arlit. La OIM ha detectado que las mafias recurren cada vez con más frecuencia a rutas más peligrosas para llevar a los migrantes a Libia, punto final de salida hacia Europa.
Una de las últimas misiones de rescate, que la agencia de la ONU lleva a cabo en colaboración con la Protección Civil nigerina, los equipos pudieron rescatar a 23 gambianos y senegaleses que habían sido abandonados en el desierto por los chóferes que debían haberles llevado a Libia. Entre estas personas había una niña de siete años.
Parte de quienes emprenden este peligroso viaje han residido antes en guetos de la ciudad de Agadez y son plenamente conscientes de los riesgos que corren, pero aun así deciden intentarlo aun a costa de su propia vida.
Uno de los rescatados ha dicho sentir "vergüenza". "Tendría que haberles escuchado. Nunca debería haberme embarcado en este viaje", ha afirmado esta superviviente, que describe como un "milagro" el haber salido con vida de la delicada situación en que quedó su grupo, según un comunicado de la OIM.
Los migrantes rescatados son trasladados a un centro de tránsito en Agadez y se les ofrece ayuda para volver de forma voluntaria a sus países de origen. La iniciativa de la OIM incluye, entre otros servicios, asistencia directa y programas de reintegración.
La agencia internacional y el Departamento de Protección Civil de Níger cubrieron a finales de julio más de 1.400 kilómetros de la zona septentrional del país africano para identificar posibles desafíos y analizar los cambios en las rutas utilizadas por los traficantes. Durante esta evaluación, rescataron a más de 150 personas