Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva masacre química en Siria

La imagen de sus pequeños cuerpos inertes ha recorrido las redes sociales como un escalofrío. Activistas sirios denuncian la muerte de al menos 58 civiles, entre ellos nueve niños, en una nueva masacre química llevada a cabo por el régimen de Bachar el Assad. El bombardeo con proyectiles de gas sarín ha tenido lugar en la provincia de Idlib, en manos de los rebeldes.

El gobierno sirio siempre ha negado los ataques con gases venenosos, pero Naciones Unidas considera probado que ha envenenado a la población en varias ocasiones. En 2013, un bombardeo con armas químicas dejó cientos de muertos a las afueras de Damasco.  La presión internacional forzó al régimen a entregar parte de su arsenal, pero las masacres con sustancias venenosas han continuado.