Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva York acoge este lunes la Cumbre sobre Refugiados y Migrantes de la ONU

Ban Ki Moon, secretario general de la ONUgtress

La Asamblea General de la ONU será escenario de la primera Cumbre sobre Refugiados y Migrantes, en la que se darán citas los líderes de todo el mundo y de la que saldrá una declaración que se espera que sirva para mejorar la situación del récord de más de 65 millones de personas desplazadas a nivel mundial.

La apertura correrá a cargo del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, y tras él tomarán la palabra, entre otros, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, y el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Lacy Swing, así como el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein.
Tras ello, están previstas dos sesiones plenarias paralelas en las que intervendrán los jefes de Estado y de Gobierno de algunos de los países más afectados por la crisis migratoria, como el primer ministro de Líbano, Taman Salam, el de Italia, Matteo Renzi, o el de Grecia, Alexis Tsipras, así como de los países de origen de estos, incluidos numerosos africanos. Por parte de España, intervendrá el rey Felipe VI.
En un mensaje previo a la cita, Ban ha resaltado que el mundo está "en medio del mayor reto de refugiados y migrantes de nuestro tiempo", con más de 21 millones de refugiados, la mitad de ellos niños, mientras que son ya 225 los millones de personas que "han dejado sus países en busca de una vida mejor".
La cumbre "supone la primera vez que los líderes mundiales se juntan en la ONU para abordar cuestiones que afectan tanto a refugiados como a inmigrantes", ha añadido el secretario general, que pedirá a los líderes que asistan que "hagan compromisos valientes para proteger los derechos, la seguridad y la dignidad de refugiados e inmigrantes en todo el mundo".
Según la portavoz de ACNUR, Melissa Fleming, "es sumamente significativo" que los 193 estados miembro de la ONU se hayan dado cita para "acordar el camino para manejar los desafíos de la mejor forma posible y juntos" en un momento de múltiples crisis mundiales, y cuando los movimientos a gran escala de refugiados y migrantes desafían a muchos países, incluso llegando a intensificar sentimientos de xenofobia en algunos lugares.
De la cita saldrá la Declaración de Nueva York, que reúne una serie de compromisos que ya fueron acordados el 2 de agosto, así como dos anexos con los que se pretende preparar el camino para la adopción de un pacto mundial en 2018: uno sobre la respuesta integral a la situación de los refugiados y otro sobre un pacto mundial para una migración segura, regular y ordenada.
LA DECLARACIÓN, UN HITO
"Una vez adoptada, la Declaración de Nueva York será un hito significativo", ha sostenido Fleming antes de la cumbre, ya que en ella los estados expresan una profunda solidaridad con las personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares; reafirman sus obligaciones con el pleno respeto de los Derechos Humanos de los refugiados y migrantes y se comprometen a un apoyo más significativo para aquellos países afectados por los movimientos a gran escala de refugiados y migrantes.
Entre los compromisos incluidos en la declaración figuran:
  • Combatir la explotación, el racismo y la xenofobia.
  • Salvar vidas en las rutas usadas por refugiados e inmigrantes.
  • Asegurar que los procedimientos fronterizos estén acorde a los debidos procesos y en línea con el Derecho Internacional.
  • Prestar atención a las necesidades de mujeres, niños, y a quienes tengan necesidades de atención médica.
  • Reconocer y facilitar las contribuciones positivas de los migrantes y refugiados, y facilitar que sean parte del desarrollo de prioridades.
  • Asegurar que se cuente con fondos adecuados, flexibles y previsibles.
  • Según ACNUR, con la Declaración de Nueva York los gobiernos reconocen específicamente que la protección de los refugiados y la asistencia a los países de acogida es una responsabilidad compartida, y no únicamente de los países de acogida.
    Al día siguiente, y también en los márgenes de la Asamblea General, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha convocado una Cumbre de Líberes sobre Refugiados de forma conjunta con Canadá, Etiopía, Alemania, Jordania, México y Suecia. El objetivo de esta cita es llamar a los gobiernos a hacer nuevos compromisos significativos en materia de refugiados.