Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noche de terror en Londres: siete muertos en un ataque terrorista

Puente de Londres. El atropello acaba de producirse. Los testigos, móvil en mano describen la escena. Desde un coche miran a su izquierda, otro herido en el suelo. Muchos conductores abandonan sus vehículos. Allí estaba él Gerard, uno de los testigos de todo.

Sobre el puente, carreras, gritos y mucha confusión. Su objetivo: el mercado de Borough lleno de gente joven que había salido a disfrutar del sábado en una noche particularmente agradable. Por eso los restaurantes y los bares estaban a rebosar. La policía intentaba evacuar la zona y buscaba a los terroristas que seguían buscando víctimas en el mercado.

La policía era la que irrumpía gritando a todos que se tirasen al suelo. La gente se escondía tras las mesas apoyada en las paredes y directamente tumbada en el suelo. Un fotógrafo vio a los atacantes cuando un policía se enfrentó a ellos.

Intentaron entrar en el restaurante en el que trabajan estos tres testigos que les impidieron entrar cerrando las puertas. En medio del caos la policía trataba de evacuar del lugar. Tardaron 8 minutos en llegar. Los servicios de emergencia atendían a los heridos.

Algunos muy graves luchaban por su vida sobre el asfalto. En la calle se oían disparos, también desde el interior de este restaurante. Era la respuesta de la policía que acabó por abatir a tiros a los tres terroristas.