Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu amenaza con cerrar la sede de Al Yazira en Jerusalén

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha amenazado este miércoles con cerrar la sede del canal de televisión qatarí Al Yazira en Jerusalén por incitar al aumento de la violencia en la localidad israelí.
Netanyahu, que ha instado a aprobar las medidas necesarias para lograr su cierre, ha señalado que "la red de Al Yazira continúa extendiendo la violencia en torno al Monte del Templo", zona que se ha convertido en un símbolo de la escalada de violencia que comenzó con un ataque el 14 de julio.
"He hablado en varias ocasiones de reforzar la ley para cerrar las oficinas de Al Yazira en Jerusalén. Si esto no sucede debido a una interpretación legal, trabajaré para aprobar la legislación que permita expulsar a esta cadena de Israel", ha aseverado, según recoge la emisora de radio Arutz Sheva.
El ministro de Defensa, Avigdor Liberman, ha respaldado la propuesta de Netanyahu. "No existe razón alguna para que Al Yazira continúe retransmitiendo desde Israel", ha manifestado.
"No es un medio, es propaganda al estilo de la Unión Soviética o la Alemania nazi. Todas las informaciones sobre Israel son parciales y hostiles, mientras que de Irán no dicen nada", ha añadido.
Al Yazira también se topó con la censura del Gobierno egipcio en 2014, cuando las autoridades encarcelaron a tres miembros de la cadena de televisión y cerraron sus oficinas. De los tres periodistas, dos fueron puestos en libertad posteriormente y uno sigue en prisión.
La tensión en la Explanada de las Mezquitas --o Monte del Templo-- aumentó considerablemente después de que el Gobierno israelí limitara la entrada e instalara varios detectores de metales tras el ataque efectuado por tres árabe-israelíes contra la Policía en la Puerta de los Leones, cerca del complejo religioso en la Ciudad Vieja de Jerusalén.
No obstante, las autoridades anunciaron el martes la retirada de los arcos de metal, que serán sustituidos por otros métodos de vigilancia.