Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu teme que EEUU haga un nuevo movimiento en la ONU antes de la salida de Obama

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha expresado este martes su preocupación por la posibilidad de que Estados Unidos haga un nuevo movimiento en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra las políticas del Gobierno israelí antes de que Barack Obama abandone la Casa Blanca, el próximo 20 de enero.
En una reunión con los embajadores israelíes, Netanyahu ha apuntado a la posibilidad de que la Administración Obama trate de convertir el resultado de la conferencia de paz que se celebrará el próximo 15 de enero en París en una nueva resolución del Consejo de Seguridad.
"Nuestro principal esfuerzo en estos momentos es evitar otra decisión del Consejo de Seguridad y del Cuarteto" para Oriente Próximo --formado por Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y Naciones Unidas, ha dicho, según informa el 'Jerusalem Post'.
Netantahu ha pedido a sus representantes en el extranjero que inviertan "un gran esfuerzo diplomático en esto". "No llevará mucho, pero debe ser vuestra principal tarea en las próximas dos semanas. Necesitamos tener éxito", ha enfatizado.
El pasado 23 de diciembre el Consejo de Seguridad aprobó una resolución que busca el fin de los asentamientos israelíes en territorio palestino, gracias a la abstención de Estados Unidos, que dio así un giro radical a su tradicional postura de apoyo a Israel.
Tras ello, el presidente francés, François Hollande, retomó su idea de celebrar una conferencia de paz en París a la que asistan los principales actores del conflicto entre palestinos e israelíes. Sin embargo, Netanyahu ya ha avanzado que Israel no participará.
El primer ministro percibe todos estos pasos como un intento de imponer a Israel la solución al conflicto con los palestinos que alejaría a estos de la mesa de negociaciones. El Gobierno hebreo insiste en que la paz llegará solamente mediante un diálogo directo de las partes.