Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caos y desolación en Nepal

Como se puede, las labores de rescate en Katmandú, la capital de Nepal, tras el terremoto que ha azotado el país, no cesan. A mano, piedra a piedra y astilla a astilla, levantan los escombros con la esperanza de conseguir rescatar a gente con vida. Cualquier rescate es un triunfo, más aún cuando las réplicas se repiten y los edificios no aguantan en pie. Los hospitales están saturados y muchos de los miles de heridos son atendidos en plena calle. Comienzan a escasear los suministros médicos y el agua potable. En las localidades remotas la situación es aún peor, zonas completamente arrasadas cuyo acceso se hace imposible.