Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nebraska acaba con la pena de muerte

Pena de muerte, inyección letalcuatro.com

Nebraska ha abolido la pena de muerte, convirtiéndose así en el primer estado norteamericano en hacerlo en más de cuatro décadas y siguiendo el ejemplo de otros muchos, conforme a los reclamos internacionales. Por 30 votos a favor y 19 en contra, los legisladores de Nebraska han decidido levantar el veto del gobernador, Pete Ricketts, sobre una ley estatal para prohibir este tipo de condena judicial, según ha informado 'The New York Times'.

La votación de hoy pone punto y final a una intensa guerra entre Ricketts, apoyado por varios 'lobbistas', y los legisladores, que han visto cómo el líder regional tumbaba este año hasta en tres ocasiones este proyecto de ley.
La batalla se ha librado hasta el último minuto. Ricketts imponía el martes su último veto a las puertas del Capitolio estatal y rodeado por las familias de dos víctimas mortales del robo de un banco en la localidad de Norfolk en 2002.
"Es importante que protejamos la seguridad pública", argumentó ante los medios de comunicación, asegurando entonces que "la mayoría de los legisladores con los que había hablado estaban a favor de mantener la pena de muerte".
Al margen de las disputas políticas, la abolición de la pena capital en Nebraska es un hito, ya que su Parlamento está dominado por los republicanos, tradicionalmente favorables a este tipo de castigos contra los reos.
En esta ocasión una mayoría republicana se ha mostrado en contra al considerar que la pena de muerte no solo se ha demostrado ineficiente en sus fines --la reducción de la criminalidad mediante la disuasión--, sino que además es muy cara.
Otros legisladores republicanos han esgrimido razones de tipo moral y religioso que se han visto respaldadas por los obispos regionales. "Estamos convencidos de que la pena de muerte no hace de Nebraska un lugar seguro y no promueve el bien común", dijeron en un comunicado.
Con este paso, Nebraska se ha sumado a los 18 estados --además de Washington-- que han decidido derogar la ejecución como sanción penal, siendo el primero conservador en hacerlo desde Dakota del Norte, que abolió la pena de muerte en 1973.