Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU aprueba una resolución de condena a las violaciones de DDHH en Irán

Asamblea General Naciones UnidasEFE

El mayor apoyo a un texto de este tipo en años

La Asamblea General de Naciones Unidas ha aprobado este lunes, con los votos a favor de 86 países, una resolución de condena de las violaciones de Derechos Humanos cometidas por el régimen iraní, lo que ha supuesto el mayor respaldo a un texto de este tipo en los últimos años, según ha informado la cadena de televisión emiratí Al Arabiya.
La Asamblea General de Naciones Unidas, el órgano que reúne a representantes de los 193 países que conforman el organismo multinacional, también ha ratificado sendas resoluciones de condena a las violaciones de Derechos Humanos en Corea del Norte y Birmania, textos que también han contado con el mayor apoyo registrado hasta el momento en una votación de este tipo.
La resolución de condena al régimen de los ayatolás, presentada por Canadá, expresa la "profunda preocupación" de Naciones Unidas por las "graves y continuas violaciones de Derechos Humanos en la República Islámica de Irán".
El texto ha sido aprobado tres días después de que la Asamblea General condenara la actitud del régimen iraní por su presunta implicación en el complot terrorista para asesinar al embajador de Arabia Saudí en Estados Unidos.
Además, también rechaza "el trato cruel, inhumano y degradante y las torturas" cometidas por el régimen iraní. La resolución ha salido adelante con el apoyo de 86 países, seis más que en la votación del año anterior, 32 votos en contra, ocho menos que en 2010, y 59 abstenciones.
La resolución de la Asamblea General, de carácter no vinculante, condena igualmente las "agresiones y amputaciones" cometidas en Irán y rechaza el "dramático aumento" de la aplicación de la pena de muerte en el país, especialmente contra menores de edad.
Un insulto a la ONU
El representante iraní ante Naciones Unidas, Mohammad Javad Larijani, ha asegurado que la resolución está "sustancialmente infundada" y es "intencionalmente maliciosa". En su discurso ante el Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de la ONU, Larijani ha dicho que el texto es "un ataque" contra la "buena conciencia" de la comunidad internacional y representa "un insulto imperdonable a toda la institución de la ONU".
La resolución menciona casos de torturas, el empleo excesivo de la pena de muerte, la discriminación de las mujeres, la persecución de periodistas y minorías religiosas y la detención de algunos de los principales líderes opositores que se enfrentaron al presidente, Mahmud Ahmadineyad, en las elecciones de 2009.
Larijani ha cargado contra Canadá, Europa y Estados Unidos por las "graves violaciones de Derechos Humanos" que han cometido. Entre otros ejemplos, ha citado "el aumento de la discriminación de inmigrantes, musulmanes y otras personas extranjeras en Europa, Estados Unidos y Canadá".
Además de la condena al régimen iraní, la Asamblea General de Naciones Unidas ha aprobado una resolución contra el régimen de Corea del Norte, con 112 votos a favor, el mayor apoyo cosechado hasta el momento, 16 votos en contra y 55 abstenciones. El texto de condena al Gobierno birmano ha salido adelante gracias al apoyo de 98 países, 25 votos en contra y 63 abstenciones.
En el texto, la Asamblea General de Naciones Unidas manifiesta su "muy profunda preocupación" por las "torturas" y las "inhumanas condiciones de detención", así como por las "ejecuciones públicas y las detenciones extrajudiciales y arbitrarias" cometidas por el régimen que lidera Kim Jong Il. También condena la "existencia de un elevado número de campos de prisioneros y el empleo extensivo de la fuerza laboral".
La condena al Gobierno de Birmania saluda las recientes conversaciones entre la líder opositora y Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi y el Ejecutivo, la liberación de algunos presos políticos y los cambios respecto al año anterior.
A pesar de estos avances, la Asamblea General denuncia que todavía existen en Birmania "violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales". En este sentido, menciona los casos de "detenciones arbitrarias, desapariciones forzosas, violaciones y otras formas de violencia sexual, torturas y trato inhumano, cruel y degradante".