Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Decapitaciones de niños, violaciones y canibalismo en República Centroafricana

La violencia se recrudece en Banguicuatro.com

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha alertado de la existencia de casos de decapitaciones de niños, violaciones y actos de canibalismo en el marco del conflicto desatado en República Centroafricana (RCA), antes de subrayar que "el odio intercomunitario sigue a un nivel aterrador" en el país.

"RCA se ha convertido en un país en el que la gente no es sólo asesinada, es torturada, mutilada, quemada y desmembrada, en ocasiones por turbas espontáneas, así como por grupos organizados de combatientes armados", ha manifestado.
Así, ha detallado que "hay niños que han sido decapitados, y hay pruebas de al menos cuatro casos en los que los asesinos se han comido la carne de sus víctimas".
La ONU ha cifrado en miles el número de muertos y en 2,2 millones --alrededor de la mitad de la población-- el número de personas que necesitan ayuda humanitaria desde el inicio en diciembre de 2012 del conflicto tras el levantamiento armado de la guerrilla Séléka, formada principalmente por musulmanes.
Además, más de 650.000 personas son desplazados internos, mientras que más de 290.000 han huido a los países vecinos buscando refugiarse lejos del conflicto, que ha tomado un cariz crecientemente sectario con la toma de las armas por parte de milicias cristianas, conocidas como 'anti balaka'.
Como consecuencia de ello, alrededor de 15.000 musulmanes se encuentran atrapados en la capital, Bangui, y otros puntos del norte, el noroeste y el sur del país, protegidos por las fuerzas internacionales, pero en una situación aún así peligrosa.
"Los 'anti balaka', que surgieron como una reacción a las actitudes depredadoras de Séléka, se están metamorfoseando en bandas criminales que, además de seguir persiguiendo a los musulmanes, están comenzando a atacar a otros cristianos y no musulmanes", ha advertido Pillay.
Pillay, que ha permanecido dos días en Bangui durante una visita oficial, ha puntualizado que las autoridades le han comunicado que "no existe un Estado". "No hay un Ejército nacional coherente, no hay Policía, no hay sistema de Justicia. Apenas queda nadie para detener a los criminales y no hay forma de acusarles, juzgarles y condenarles. No es que la cadena penal carezca de algunos enlaces, es que no funciona", ha explicado.
AYUDA A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL
En este sentido, ha relatado como ejemplo simbólico que no hubiera electricidad durante su reunión con la ministra de Justicia. "Pese a que la luz volvió, la ministra me dijo que no tiene ordenadores para almacenar los datos sobre arrestos, que los fiscales están amenazados y que al menos un magistrado ha sido asesinado", ha detallado.
"¿Cuántos niños más tienen que ser decapitados, cuántas mujeres y niñas tienen que ser violadas, cuántos actos de canibalismo tiene que haber, antes de que nos sentemos a prestar atención?", se ha preguntado Pillay.
Por ello, ha pedido a la comunidad internacional que incremente la entrega de financiación, y especialmente con el objetivo de establecer una Comisión Nacional de Derechos Humanos, algo a lo que se ha comprometido el Gobierno de transición.
"No puedo dejar de pensar que si RCA no fuera un país pobre escondido en el corazón de África, los terribles eventos que han ocurrido y continúan teniendo lugar hubieran estimulado una reacción mucho más dinámica por parte del resto del mundo", ha remachado Pillay.