Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren trece policías y soldados en varios ataques en dos barrios de Benghazi controlados por yihadistas

Al menos trece policías y soldados han muerto este jueves en varios ataques ejecutados en dos barrios de la localidad libia de Benghazi controlados por yihadistas.
Según las informaciones recogidas por el diario local 'The Libya Herald', varios vehículos lograron romper el cerco impuesto a Ganfuda y Sabri, lo que desencadenó unos enfrentamientos y ataques entre los yihadistas y las fuerzas de seguridad.
Al parecer, los intentos de escape y ataques fueron coordinados y tomaron por sorpresa a los agentes, debido a que además tuvieron lugar en medio de un apagón a gran escala en la ciudad.
Benghazi ha sido uno de los puntos clave en las confrontaciones en el país desde que el mariscal de campo Jalifa Haftar lanzara en mayo de 2014 la 'Operación Dignidad' contra las milicias islamistas.
Si bien en ese momento era Ansar al Sharia --ligada a la organización terrorista Al Qaeda-- la que tenía mayor peso en la ciudad, en la actualidad es Estado Islámico el que cuenta con más milicianos.
La ofensiva de Haftar ha sido renovada durante los años, y en febrero de 2016 arrancó bajo el nombre 'Operación Sangre de los Mártires', logrando arrinconar a los yihadistas en varios barrios, entre ellos Ganfuda.
La ciudad ha sido uno de los focos de los combates desde el derrocamiento y ejecución a manos de los rebeldes de Muamar Gadafi en octubre de 2011, que derivó en la división del país en dos gobiernos enfrentados y respaldados por diferentes milicias.
El gobierno de unidad surgido tras un acuerdo mediado por Naciones Unidas se instaló recientemente a la capital para intentar unificar el país políticamente, aunque por el momento la situación sigue altamente fragmentada.