Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren siete policías en un ataque contra un puesto de control en Zabul

Al menos siete policías afganos murieron en la noche del martes en un ataque perpetrado contra un puesto de control en la localidad de Arghandab, situada en la provincia de Zabul (sur).
Fuentes oficiales citadas por la agencia afgana de noticias Pajhwok han señalado este miércoles que los talibán atacaron el puesto, agregando que otros siete agentes resultaron heridos.
Qari Yusuf Ahmadi, uno de los portavoces de los talibán, ha reclamado la autoría del ataque, asegurando que se saldó con la muerte de doce policías y un insurgente.
Este mismo miércoles se ha informado de la muerte de un policía y de las heridas sufridas por nueve niños en dos atentados perpetrados el martes en la localidad de Kot, ubicada en la provincia de Nangarhar (este).
El jefe administrativo de Kot, Rahman, ha indicado que el primer atentado tuvo como objetivo un vehículo policial, mientras que los estudiantes resultaron heridos tras estallar una bomba en un cementerio.
El portavoz del Departamento de Educación de la localidad, Mohamad Asif Shinwari, ha detallado que todos los heridos tienen entre ocho y once años.
Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría de los atentados. Tanto los talibán como el grupo yihadista Estado Islámico cuentan con una importante presencia en Nangarhar.
Estos ataques tuvieron lugar en la misma jornada en la que murieron 51 personas en atentados frente a la sede del Parlamento en la capital, Kabul, y una casa de huéspedes en Kandahar (sur).
En Kabul, un terrorista se inmoló frente a las oficinas del Parlamento en la avenida Darulaman, tras lo cual estalló un coche bomba, matando a 38 personas e hiriendo a otras 86.
Los talibán, que se han atribuido la autoría, han explicado que el objetivo era un minibús que transportaba a personal gubernamental.
Horas después, dos bombas estallaron en una casa de huéspedes de Kandahar donde se estaba celebrando una reunión de alto nivel entre el Gobierno provincial y la Embajada de Emiratos Árabes Unidos (EAU).
Entre los muertos se cuentan el vicegobernador y cinco diplomáticos emiratíes. Asimismo, el embajador de EAU y el gobernador provincial resultaron heridos, si bien se encuentran fuera de peligro.
Los talibán han negado cualquier implicación en el ataque de Kandahar. "El incidente (...) es una disputa interna de los enemigos, no conectada con los muyahidín", ha sostenido el propio Ahmadi a través de la red social Twitter.
El jefe de la Policía provincial, Abdul Razeq, ya ha señalado como culpables a los servicios de Inteligencia de Pakistán y a la Red Haqqani. Islamabad no se ha pronunciado sobre estas acusaciones.