Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asciende a 233 el número de muertos en el derrumbe de un edificio cerca de Dacca

El número de muertos por el derrumbe de un edificio ocurrido este miércoles cerca de Dacca asciende ya a 233 y se teme que seguirá aumentando, ya que todavía quedan numerosas personas atrapadas bajo los escombros pese al trabajo contrarreloj de los equipos de rescate.

Bangladesh celebra hoy un día de luto nacional por la tragedia de Savar, situado a 30 kilómetros de la capital. La primera ministra, Jhaleda Zia, ha visitado esta tarde el lugar para supervisar las labores de rescate y expresar sus condolencias a los familiares de las víctimas.
El último balance ha sido ofrecido por Wali Ashraf Khan, inspector del Departamento de Detectives de la Policía encargado del recuento de los muertos, según informa el diario local 'Daily Star'. Los cadáveres recuperados hasta ahora proceden de las plantas tercera, cuarta y quinta.
Durante la jornada de este jueves, hasta las 17:50 horas, los equipos de rescate han recuperado 91 cadáveres, mientras que durante la jornada de ayer fueron recuperados 142 muertos. Por ahora, 170 cadáveres ya han sido entregados a los familiares de las víctimas.
El Rana Plaza, un edificio de nueve plantas en el que habría cinco fábricas de ropa, un complejo de tiendas y una sucursal de Brac Bank se vino abajo el miércoles por la mañana, atrapando en su interior a cientos de personas. Además de los fallecidos, hay unos 1.200 heridos.
Según el 'Daily Star', esta mañana los equipos de rescate han conseguido rescatar a tres personas con vida. Además, se ha localizado a 25 personas vivas entre los escombros en la parte este, mientras que otras cinco personas han sido localizadas vivas en la quinta planta atrapadas bajo un pilar.
Los equipos de rescate, entre los que hay bomberos, policías, soldados y voluntarios, también han podido escuchar los gritos desesperados de las personas atrapadas bajo los escombros. El padre de uno de los voluntarios le ha pedido que le corte las piernas si hace falta para poder sacarle con vida.
Según explica el diario, la carrera contrarreloj que llevan a cabo los equipos de rescate se enfrenta al problema de como llegar hasta la parte inferior de la montaña de escombros de dos pisos de altura a que ha quedado reducido el edificio sin que la estructura termine de desmoronarse.
El edificio no tenía licencia de obra y el martes se habían producido algunas grietas, que sembraron el pánico entre los trabajadores, que huyeron despavoridos, lo que provocó algunos heridos. La Policía visitó el edificio y ordenó que no se reabriera, pero los responsables desoyeron esta orden.
Así, los trabajadores de al menos dos de las fábricas de ropa fueron obligados a volver a sus puestos después de que los dueños recibieran falsas garantías de la seguridad del edificio por parte de su dueño. Las cinco fábricas tenían 3.122 empleados.
Orden de arresto contra el propietario
Entretanto, el ministro del Interior, Mohiuddin Khan Alamgir, ha pedido a las fuerzas de seguridad el arresto del propietario del edificio, Sohel Rana, después de que se hayan presentado dos denuncias en su contra, informa el diario local 'The Independent'. Al parecer Rana estaría en paradero desconocido.
Asimismo, el ministro ha asegurado que el Gobierno hará todo lo posible para que los responsables de la tragedia sean llevados ante la justicia. Además, el Ministerio del Interior ha formado una comisión de cinco miembros para determinar las causas de la tragedia e identificar a los responsables.
Por su parte, el Tribunal Superior de Dacca ha citado a declarar al propietario del Rana Plaza y a los presidentes, directores y máximos responsables de las cinco fábricas de ropa que había en el edificio. Los jueces han pedido al comisario de Savar que los lleve ante el tribunal el próximo 30 de abril.
Además, la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Ropa de Bangladesh (BGMEA, por sus siglas en inglés), ha expulsado a los cinco fabricantes que tenían su sede en la empresa, atendiendo la petición de los sindicatos tras lo ocurrido.