Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren diez personas en combates entre el Ejército y Al Shabaab en el sur de Somalia

Al menos diez personas han muerto y varias decenas han resultado heridas en un enfrentamiento entre el Ejército de Somalia y la milicia islamista Al Shabaab en Somalia Suroccidental.
Los combates estallaron tras un ataque de las tropas del estado autoproclamado de Somalia Suroccidental contra bases de la milicia en el área de Idale, según ha informado la emisora local Radio Shabelle.
Un residente citado por la emisora ha indicado que entre las víctimas mortales figuran varios civiles. Los combates se habrían saldado con la toma de la zona por parte de las tropas leales al Ejército.
Los enfrentamientos han tenido lugar horas después de que al menos ocho personas, entre ellas varios soldados, resultaran heridas en un ataque con granada contra las tropas somalíes en la ciudad de Baladweyne (centro).
Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría del ataque, si bien Al Shabaab ha llevado a cabo atentados similares en los últimos meses.
El sábado, el ministro de Asuntos Exteriores somalí, Abdisalam Omer, aseguró en su intervención ante la Asamblea General de la ONU que la ofensiva del Ejército y las tropas de la Unión Africana han conseguido la derrota militar de la milicia islamista.
"Hemos derrotado militarmente el mal de Al Shabaab", declaró, destacando que Al Shabaab apenas controla un diez por ciento del país y que muchos dirigentes han muerto o han desertado en los últimos meses.
Por ello, Al Shabaab ha comenzado a utilizar "tácticas de guerra asimétrica con atentados terroristas contra objetivos blandos en Somalia y cada vez más en países vecinos", explicó.
Para Omar, el grupo terrorista "verdaderamente es rechazado por el pueblo somalí" y los atentados suicidas "desesperados" son la mejor prueba de esta "reducción de sus capacidades".