Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren 21 presuntos milicianos de Estado Islámico en un bombardeo en la provincia de Zabul

Las autoridades de Afganistán han anunciado este lunes la muerte de 21 presuntos miembros del grupo yihadista Estado Islámico en un bombardeo llevado a cabo el domingo en la provincia de Zabul (sur).
Fuentes de seguridad citadas por la agencia afgana de noticias Jaama Press han detallado que el bombardeo tuvo lugar contra posiciones del grupo en la localidad de Jak-e-Afghan.
Asimismo, han apuntado que al menos siete milicianos, entre ellos un comandante del grupo, resultaron heridos en el ataque.
A finales de diciembre, el jefe ejecutivo (primer ministro) de Afganistán, Abdulá Abdulá, anunció que el Ejército iniciaría operaciones contra Estado Islámico y los talibán en las provincias de Zabul y Ghazni.
El anuncio tuvo lugar durante un encuentro entre Abdulá y líderes locales de estas provincias. En el mismo, líderes locales de Zabul han asegurado que miles de miembros de Estado Islámico han llegado a las localidades de Jak-e-Afghan y Naubahar para fortalecer sus posiciones.
El Ejército de Afganistán, junto a las fuerzas de Estados Unidos, ya ha puesto en marcha varias operaciones militares contra Estado Islámico en Nangarhar (este), en un intento de frenar la actividad de los milicianos.
El aumento de las ofensivas contra los yihadistas busca frustrar la intención de Estado Islámico, que trata de coordinar sus operaciones en Afganistán con las de sus bases en Irak y Siria, de extender su influencia en el país.