Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren 18 personas en un bombardeo supuestamente llevado a cabo por la coalición en el noreste de Siria

Al menos 18 personas han muerto este domingo a causa de un bombardeo supuestamente llevado a cabo por la coalición que encabeza Estados Unidos en los alrededores de la localidad siria de Raqqa, bastión del grupo yihadista Estado Islámico en el país.
El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos ha indicado que el ataque aéreo ha tenido lugar entre Raqqa y la localidad de Ratla, afirmando que varios autobuses que se encontraban en la zona han sido alcanzados.
El organismo, con sede en Londres e informantes en el país árabe, ha advertido de que el balance de víctimas mortales podría aumentar en las próximas horas, afirmando que varios de los heridos se encuentran en estado crítico.
Por su parte, la agencia estatal siria de noticias, SANA, ha elevado a 20 el número de muertos, agregando que otras siete personas han resultado heridas y acusando del ataque a la coalición que encabeza Estados Unidos.
El suceso es el tercero similar denunciado en la última semana, tras la muerte de 35 civiles en un ataque en la localidad de Al Mayadín, en la provincia de Deir Ezzor, y de otros once en Kdirian, situada en los alrededores de Raqqa.
La mayoría de los ataques aéreos contra las posiciones de Estado Islámico cerca del río Éufrates en Siria han sido lanzados por la coalición liderada por Estados Unidos y por cazas de las Fuerzas Armadas sirias y rusas. Aviones de combate iraquíes también han lanzado al menos un ataque aéreo en el este de Siria.
La coalición liderada por Estados Unidos contra Estado Islámico asegura que está haciendo todo lo posible por evitar bajas civiles en los ataques aéreos y que está investigando cada vez que se denuncian casos de muertes de civiles. Los Gobiernos de Rusia y Siria niegan que estén atacando a civiles.