Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren dos miembros de la Guardia Fronteriza de Irán en un enfrentamiento con milicianos kurdos en Urmia

Al menos dos miembros de la Guardia Fronteriza de Irán murieron el sábado en enfrentamientos con un grupo armado kurdo en la localidad de Urmia, ubicada en la provincia de Azerbaiyán Occidental (noroeste).
Según las informaciones recogidas por la agencia iraní de noticias Tasnim, el ataque fue ejecutado durante un cambio de guardia en el lugar y se saldó con otros siete agentes heridos.
El ataque habría sido llevado a cabo por el Partido por una Vida Libre para el Kurdistán (PJAK), que por el momento no se ha pronunciado sobre lo sucedido.
El PJAK es un grupo ilegalizado en Irán que aboga por el autogobierno de los kurdos iraníes y que está vinculado con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).
El Gobierno y el PJAK firmaron un alto el fuego en 2011, cuando las autoridades anunciaron que suspenderían la ejecución de prisioneros políticos kurdos si el grupo cesaba sus ataques.
Los dos bandos se acusan regularmente de incumplir el acuerdo pero, en los últimos meses, el número de ataques ha aumentado. Irán tiene unos siete millones de kurdos, lo que representa cerca de un diez por ciento de su población.
La mayoría viven en la región de Kurdistán, situada en el noroeste del país, junto a la frontera con Irak. Se trata de una de la regiones más activas en términos políticos y donde apenas se permiten las discrepancias.