Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren tres personas en Barinas en el marco de las protestas contra el Gobierno de Maduro

La Fiscalía de Venezuela ha confirmado este lunes la muerte de tres personas, todas en el estado venezolano de Barinas, en el marco de las protestas que se desarrollan en el país desde principios de abril contra el Gobierno de Nicolás Maduro.
En un escueto comentario publicado a través de su cuenta oficial en la red social Twitter, el Ministerio Público ha anunciado que ha comisionado a la fiscal primera del estado para investigar la muerte de Alfredo Carrizales, registrada durante una protesta en la capital homónima, sin ofrecer más detalles.
En otro comentario ha indicado que el fiscal decimooctavo se encargará de la investigación de Adonis Pérez, de 22 años, que habría muerto en una manifestación en Alto Barinas.
Asimismo, la fiscal primera también para la investigación de la muerte de Yorman Alí Bervecia Cabeza, de 19 años, que ha tenido lugar también en la capital, Barinas, en las inmediaciones de la urbanización José Antonio Péaz.
En un comunicado, la Fiscalía ha explicado que según las informaciones iniciales el joven estaba en el sector participando en una manifestación cuando fue alcanzado por un disparo. El joven fue trasladado al ambulatorio de Los Pozones, si bien ya ingresó en la clínica sin signos vitales.
En torno a 50 personas han muerto en el marco de las protestas que se llevan a cabo en todo el país desde el pasado mes de abril.
La tensión política en Venezuela alcanzó un nuevo pico el pasado marzo, cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) despojó de sus poderes a la Asamblea Nacional --controlada por la oposición desde 2016-- y dejó sin inmunidad parlamentaria a los diputados.
El Gobierno de Maduro ordenó dar marcha atrás en ambas decisiones, algo que el TSJ cumplió, pero la oposición y la Organización de Estados Americanos (OEA) consideran que se ha producido una "ruptura del orden constitucional" que requiere elecciones anticipadas.
Desde entonces, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no ha dejado de convocar manifestaciones que han acabado en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. De acuerdo con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, la dura represión de las protestas podría constituir un delito de lesa humanidad.
Maduro ha convocado una Asamblea Constituyente por considerar que es la única forma de devolver la paz a Venezuela. La MUD, por su parte, ha denunciado que de esta manera el 'chavismo' pretende consumar el "autogolpe" que comenzó con las polémicas sentencias del TSJ.
La Asamblea Constituyente estará formada por 500 "ciudadanos" que serán elegidos en las próximas semanas "a través del voto universal, directo y secreto", de los cuales la mitad, 250, saldrán de sectores de marcado corte oficialista, según ha detallado Maduro.